Lésber Quintero
  •   RIVAS  |
  •  |
  •  |
  • END

El diputado Eduardo Montealegre aseguró aquí, ante simpatizantes liberales, que Nicaragua es un país dónde la sucesión es un problema, tras asegurar que nadie se quiere ir de sus cargos.

En este sentido, señaló que la unidad de los liberales no escapa a este mal, “porque en este país ha sido difícil resolver el problema de la sucesión. El Cardenal no se quiere ir, sigue participando en actividades del gobierno; los líderes políticos no se quieren ir, los ex presidentes y los mismos líderes del sector privado, también; todos son caudillos religiosos, políticos y del sector privado.

Montealegre declaró a EL NUEVO DIARIO que los 48 diputados opositores al gobierno mantienen la posición de no reelegir a ningún magistrado, y no descartó contar con los votos de los diputados de la convergencia, Agustín Jarquín Anaya y Miriam Arguello, “al menos lo harán en otros temas junto a otros legisladores” de quienes prefirió omitir sus nombres.

Explicó que tienen hasta junio para ponerse de acuerdo en el tema de los nombramientos de nuevos magistrados, y aseguró que éste es el tema central de los liberales, y que una vez que se nombren se enfocarían en la elección del candidato presidencial, lo cual, aseguró, podría ocurrir entre noviembre de 2010 y febrero de 2011.