•  |
  •  |
  • END

La Comisión de Probidad del Poder Legislativo no investigará los gastos en los que haya incurrido la familia presidencial durante los últimos viajes en los que el presidente Daniel Ortega y su esposa e hijos han utilizado aviones de “gobiernos amigos” para asistir a eventos oficiales.

La diputada de la Convergencia Nacional, aliada del partido de gobierno y presidenta de la comisión legislativa, Miriam Argüello, dijo que no abrirá ninguna investigación, pues los gastos presidenciales están justificados de acuerdo con el artículo nueve, literal b) de la Ley de Probidad de los Servidores Públicos.

El artículo 8 de la mencionada ley establece las prohibiciones de los funcionarios públicos. El literal h) dice que está prohibido “solicitar o aceptar regalos provenientes directa o indirectamente de un particular u otro servidor público que impliquen compromiso de acción u omisión en la realización de funciones propias del ejercicio de sus cargos”.

El artículo 9 --señalado por Argüello para no realizar la investigación--, señala que “se exceptúan de las prohibiciones contenidas en el artículo anterior las siguientes: b) Los gastos de viajes y estadías recibidos de gobiernos, organismos internacionales, instituciones académicas o entidades sin fines de lucro para la participación de eventos, conferencias, actividades académicas y culturales, siempre que ello no resultare incompatible con la función del cargo o prohibido por normas especiales”.

Comisión especial en veremos
Por su parte, el presidente de la Asamblea Nacional, René Núñez, dijo que aún no recibe la solicitud oficial para crear una comisión especial para investigar los gastos presidenciales.

La semana pasada, el primer secretario del Parlamento, Wilfredo Navarro, anunció que pedirían a la Junta Directiva, la conformación de dicha comisión, sin embargo, eso no ha sucedido.

El jefe de la bancada sandinista, Edwin Castro, defendió la posición del presidente Ortega, argumentando que ya aclaró públicamente en cadena de radio y televisión, el origen de los gastos y el nombre de los países que han “prestado” sus aviones para los viajes de la familia presidencial.