•  |
  •  |
  • END

Los trabajadores nicaragüenses celebran hoy su día a la par de más de 200 mil desempleados, gobernados por el autollamado régimen socialista del presidente Daniel Ortega, el que más les ha prometido empleo y desarrollo.

En contraste, el economista independiente Adolfo Acevedo explicó que la tasa de desempleo abierto alcanzó a más de 200 mil personas en 2009, que implicó un aumento de 60 mil personas en relación con el 2008.

Acevedo expresó que aunque se lograra generar más de 50 mil empleos --que el gobierno ha prometido este año para reponer lo que se perdió el año pasado--, al mismo tiempo se estarán incorporando miles de jóvenes en el mercado laboral, “entonces la tasa de desempleo se mantendría muy alto”.

Por otra parte, las personas con trabajos informales, que perciben ingresos por debajo del salario mínimo (subempleo), llegaron a alcanzar (en 2009) casi 900 mil personas. Acevedo valoró que entre el desempleo abierto y el subempleo se llegó al millón de personas en 2009.

Ortega neoliberal

En ese sentido, el economista considera que pese a que el gobierno del presidente Ortega se autodenomina de tendencia socialista, sus políticas económicas siguen obedeciendo los condicionamientos del Fondo Monetario Internacional, FMI, que implican bajos salarios, principalmente, para los médicos y los maestros, y raquíticas pensiones para los ancianos asegurados del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS.

“Lo que podemos decir es que se ha mantenido la misma tendencia de antes, no ha habido ningún cambio extraordinario como lo avizoraba este gobierno cuando prometió desempleo cero, pero yo no sé cómo pensaba lograr eso”, valoró Acevedo, al tiempo que recordó que la población económicamente activa “anda por los dos millones y pico de personas”, lo que implica un millón 100 mil desempleados o subempleados.

El neoliberalismo y la reelección

Por su parte, el secretario general de la Central Sandinista de Trabajadores, CST, Roberto González, tiene siempre una explicación para justificar el desempleo en el “gobierno de los trabajadores”.

La primera explicación de González es una respuesta básica: “La pobreza y el desempleo es el resultado de 16 años de gobierno neoliberal, que no se pueden disolver de un día para otro”.

Y luego viene otra explicación más coyuntural y práctica: “El gobierno del presidente Ortega no puede cumplir con su plan de gobierno y trasformar el sistema neoliberal a uno socialista” con un solo período presidencial, y es por eso que necesita reelegirse, explicó el líder de la CST.

La retórica y la práctica

En ese sentido, el general en retiro, diputado suplente Hugo Torres, manifestó que éste es un gobierno que se llena la boca hablando a favor de los pobres y de los trabajadores, pero que al mismo tiempo atenta todos los días contra ellos.

“Hoy el costo de la vida está más alto que hace tres años, se nos viene un aumento en la energía eléctrica que va a afectar la canasta básica y la vida en general de los trabajadores, entonces, estamos en presencia de un gobierno que en la retórica se dice amigo y defensor de los trabajadores, y en la práctica es enemigo de los trabajadores”, opinó Torres sobre la dualidad del gobierno de Ortega.

¿Gobierno de los trabajadores?

“¿Qué clase de gobierno defensor de los trabajadores es éste?”, se cuestiona Torres, al tiempo que hizo un llamado para que los trabajadores reivindiquen sus derechos.

El director ejecutivo del Instituto de Investigaciones y Gestión Social, Inges, y miembro de la Coordinadora Civil, Irving Larios Sánchez, consideró que Nicaragua ha vivido tres años con un presidente que tiene un doble discurso: por un lado es “pro pobres”, pero en la práctica, muestra una conducta “oligárquica” que no tiene nada que ver con los intereses de la ciudadanía.

Larios explicó que sólo el hecho de que los “generosos” recursos de Venezuela no se reflejen en el desarrollo del país, significa que al presidente no le interesa beneficiar a los nicaragüenses.

Otro elemento que a juicio de Larios no coincide con un gobierno “socialista” es la afectación negativa de los salarios de los maestros.

La tragedia de los maestros

“Los compromisos de los anteriores gobiernos neoliberales, como los llama Ortega, ejecutaban el incremento del salario para equipararlo a nivel centroamericano, en vez de que el presidente Ortega continuara esto, más bien los afectó”, expresó Larios, en alusión al ridículo aumento al salario de los maestros, que implicó 150 córdobas para los de primaria y 200 para los de secundaria.

Otro elemento contradictorio que explicó Larios es la represión a los sindicatos que no son afines al gobierno orteguista. Larios mencionó la posición de la ministra del Trabajo, Janeth Chávez, quien se pone al lado del gobierno sin tomar en cuenta los intereses de los maestros.

Trabajadores manipulados

Por su parte, el estudiante de Lengua y Literatura Hispánica, Jairo Contreras, antes de expresar sus comentarios sobre la dualidad del presidente Ortega, explica que lo que mejor define al socialismo es la justicia social y el bien común, pero en cambio el gobierno orteguista “obliga a los trabajadores a asistir a las manifestaciones partidarias contra su voluntad”.

Contreras agrega que incluso la marcha que realizarán hoy los trabajadores del Estado, está predestinada ha ser una campaña por la reelección de Ortega.

“De socialista este gobierno no tiene nada, ellos son fascistas, porque están haciendo uso de un capitalismo salvaje para enriquecerse, son una burguesía y al pueblo le dan las migajas”, expresó Contreras.

Una efeméride secuestrada

Coincidiendo con lo expuesto por Contreras, el intelectual y periodista Onofre Guevara opina en uno de sus escritos que el Primero de Mayo es una efeméride secuestrada, con el objetivo de hacer de ella “un simple acto político con propósitos y consignas a favor del candidato perpetuo”.

“Algún día, el Primero de Mayo será rescatado por quienes están obligados a hacerlo por derecho y por historia: los trabajadores”, concluye el artículo Guevara.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus