•  |
  •  |
  • END

El anuncio que hizo el viernes el presidente Daniel Ortega sobre la entrega de bonos a los trabajadores, no le cayó en gracia a diputados opositores y disidentes del partido de gobierno, quienes consideran que es otro mecanismo de manipulación ciudadana, haciendo del Día Internacional de los Trabajadores una campaña electoral para su reelección.

El presidente Ortega anunció un bono de 529 córdobas mensuales para maestros, trabajadores de la salud, policías, miembros del Ejército y trabajadores administrativos del Estado. El dinero no es un aumento salarial y significará una inversión superior a los 500 millones de córdobas en lo que resta del año, dinero que se maneja fuera del Presupuesto General de la República, proveniente de los fondos de la cooperación venezolana.

“Un bono mientras sea presidente”

La diputada Mónica Baltodano lee entre líneas el discurso presidencial e interpreta que lo que quiso decir Ortega es: “Este bono te lo voy a dar mientras sea presidente”, porque como no va estar reflejado legalmente, entonces no va ser obligación del Estado entregarlo “sino hasta que Ortega quiera”, dijo Baltodano presidenta del Movimiento por el Rescate del Sandinismo, MPRS.

Baltodano consideró en ese sentido que el presidente Ortega ha convertido la celebración del día de los trabajadores en una campaña política por su reelección, donde gratifica y hace promesas a los ciudadanos para que lo reelijan, lo que de igual manera es incorrecto, porque constitucionalmente no tiene derecho a reelegirse.

“Los trabajadores del Estado, los trabajadores de la salud, los maestros, los policías, los médicos merecen esos 500 pesos (córdobas) y más, pero entregados transparentemente, a través de mecanismos presupuestarios y no a través de un mecanismo que tiene un trasfondo de campaña electoral”, dijo Baltodano ayer, durante la celebración del día de los trabajadores que realizó el MPRS.

El problema de los bonos

Por su parte, el diputado por el Movimiento Renovador Sandinista, MRS, Víctor Hugo Tinoco Fonseca explicó que el problema de los bonos es que no son permanentes y en cualquier momento se los pueden quitar, porque no tienen respaldo legal. En cambio, si se les aumenta el salario, no se los pueden reducir posteriormente.

Tinoco opinó que si el presidente Ortega realmente tuviera la voluntad de mejorar el salario de los trabajadores, lo hubiese hecho desde el 2007, cuando asumió su mandato, y no hasta ahora que quiere reelegirse.

“Es obvió que si lo hacen ahora y no lo hicieron los tres años anteriores, es por un intento electoral, para tratar de paliar el desempleo terrible y la pobreza extrema que hay ahora”, explicó el diputado del MRS.

Ortega debilitado

Por otra parte, el diputado Tinoco considera que el partido de gobierno “sabe que está debilitado” y es por eso que se vio obligado a realizar la concentración en la intersección entre la Carretera a Masaya y la pista “Cardenal Miguel Obando”, bautizada por Ortega como La Plaza de las Victorias, “que es una plaza pequeña para una celebración de multitudes como es el día de los trabajadores”.

También dijo que el presidente tenía temor de no llenar ni siquiera esa plaza, y es por eso que celebró a los trabajadores un día antes, para “obligar” a los empleados del Estado asistir a la concentración, aprovechando que era viernes, porque el sábado no estarían obligados a ir por ser feriado.

“Ortega sabe que se está deteriorando tremendamente su posición por tener escondido todo el dinero de Venezuela, por no ser transparente, por debilitar la inversión extranjera, y por pelear con todo mundo”, expresó Tinoco.

Ortega ya no es tan popular

Henry Ruiz, ex comandante de la revolución sandinista, coincide con los planteamientos de Tinoco, pero además manifiesta que hay un levantamiento de grupos sindicales que está demostrando sus discrepancias con el gobierno, lo cual también debilita al orteguismo.

Ruiz explicó que en este contexto existe una serie de situaciones que anteceden el día de los trabajadores que no favorecen al Presidente.

“Los maestros y otros sectores que no son oficialistas están demandando ajuste salarial, existe una tendencia al alza en la cadena de precios, un aumento en la energía, existe un levantamiento de la clase obrera, entonces posiblemente él (Ortega) está sintiendo que ya no es tan popular”, expresó ayer Ruiz, consultado mientras participaba de la celebración del día del trabajador.