•  |
  •  |
  • END

La vocera de la Coordinadora Civil, CC, Luisa Molina, manifestó ayer que el bono para los trabajadores es como un regalo personal del presidente Daniel Ortega, más que una medida o política gubernamental.

Para Molina, hacer este anuncio en una concentración partidaria con matices electorales, no es lo correcto, pero aun así consideró que los beneficiados deben aprovechar ese bono y demandar que se refleje directamente como un incremento salarial.

De ahora en adelante, el reto de los trabajadores será luchar por mantener ese bono y que los próximos gobiernos lo reconozcan, consideró Molina, quien también expresó que de ninguna manera la gente se va dejar manipular por recibir este beneficio, porque la ciudadanía está consciente de que es su derecho.

“La gente que agarre ese bono y debe seguir demandando la institucionalidad para que esto pase por el Presupuesto General de la República y que sea aprobado por la Asamblea Nacional”, dijo Molina ayer.

Lo que a Molina le preocupa es que nadie sabe en qué calidad se está desembolsando el dinero de esos bonos que salen de la cooperación venezolana, porque lo negativo sería que impliquen más deudas para el Estado.

Dádivas

Por su parte, la dirigente del Movimiento Autónomo de Mujeres, MAM, Azalea Solís, aunque coincidió con Molina en que la gente debe aprovechar ese dinero porque de una u otra manera les ayuda, explicó que ese bono no es el otorgamiento de un derecho, sino que fue entregado a manera de dádivas.

“Lo que se les hizo el viernes fue tratar a la gente no como que fueran ciudadanos con derecho, sino como que están con la mano extendida pidiendo limosnas, es una dádiva la que se ha dado no un aumento de salario”, opinó la líder de MAM, en alusión al bono que el presidente Ortega anunció el viernes, en la celebración adelantada del Día Internacional de los Trabajadores.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus