•  |
  •  |
  • END

Aunque los liberales descartaban negociaciones con el Frente Sandinista en cuanto a la aprobación del Presupuesto General de la República, el vocero del PLC oficializó que propondrán un aumento a los sectores públicos del 12.5 por ciento, tal como días atrás la bancada del FSLN había sugerido a los liberales a través del presidente de la Comisión Económica, Francisco Aguirre Sacasa.

El diputado del FSLN y también miembro de la Comisión Económica, José Figueroa, adelantó, previo a la oficialización de los liberales, que se había logrado consenso para que no se tocaran los programas sociales del PGR y que éste pasara tal como lo propuso el gobierno.

Tras un visible acuerdo entre partidos, el vocero del PLC, Leonel Téller, confirmó que la condición es agregar al presupuesto una cláusula donde se aclare que un segundo incremento se concretará tras la renegociación de los Cenis, de tal manera que en una fecha no específica de este año el aumento llegue al 16 por ciento.

¿Logro de la oposición?
Téller también afirmó que esta disposición que “beneficia al sector público” y que es “un logro de la oposición” cuenta con el apoyo del Bloque contra la Dictadura, sin embargo, no se logró conocer la versión de los demás miembros de este grupo parlamentario.

El apoyo a la implementación de una ley presupuestaria de subsidio al sector energético es otro de los anuncios que hizo el PLC, que al parecer será canalizado a través de Unión Fenosa; aunque Téller no lo confirmó, tampoco lo negó, y dijo que para ellos lo importante no era quién lo iba a recibir, sino que los usuarios que gastan más de 150 kilowats hora no sean afectados por los incrementos en las tarifas de la energía eléctrica. Se estima que este monto es de 20 millones de dólares.

Los subsidios a Unión Fenosa fueron una política vigente en el gobierno del ex presidente Enrique Bolaños, medida que en el nuevo gobierno de Daniel Ortega también ha sido notoria.

El PLC oficialmente enfatizó en que se mantienen firmes sobre el reacomodo de los gastos de la Presidencia y a la vez Secretaría del FSLN, pero no se refirieron al tema que hasta hace algunos días defendían a capa y espada, la reducción del presupuesto para el programa oficial del gobierno Hambre Cero.