•  |
  •  |
  • END

La esposa del diputado Eduardo Montealegre, Eliza María McGregor Raskosky, denunció ayer que el viernes 30 de abril, cuando el presidente Daniel Ortega celebró el Día Internacional de los Trabajadores, fue interceptada por una camioneta doble cabina placas M-000-514, desbordada de simpatizantes orteguistas con banderas rojinegras, que la apuntaron con morteros.

McGregor Raskosky circulaba a bordo de su vehículo, unos 300 metros antes de llegar a la entrada del Colegio Americano, cuando fue intervenida por la camioneta que salió “rápidamente” de la calle que viene del Olofito, y se le puso en frente, impidiéndole el paso, según explicó ella misma.

Relató que los orteguistas le estaban exigiendo que se apartara de su camino, cuando eran ellos quienes circulaban en el carril contrario a su dirección. Como ella se rehusó a apartarse, apareció un oficial de la Policía Nacional de apellido Martínez, que no portaba su chapa de identificación, según constató McGregor.

Policía cómplice

El oficial también le insistió que se apartara del camino de la camioneta orteguista, pero McGregor se rehusó hasta lograr que ellos retrocedieran.

“Me apuntaron con sus morteros a plena vista del oficial Martínez, sin que éste hiciera nada para detener la amenaza que me hacían. Después de estar encañonada por unos minutos y habiéndose ya retirado el oficial Martínez, la camioneta doble cabina retrocedió, y chillando las llantas se marchó”, relata McGregor en la carta que entregó ayer a la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, para hacer oficial su denuncia.

Responsabiliza al gobierno

La esposa de Montealegre se encuentra más preocupada aún, porque diez días antes --en los acontecimientos del 20 de abril, cuando grupos delincuenciales encabezados por dos ex magistrados del Poder Judicial sitiaron un hotel capitalino--, su esposo fue advertido por un simpatizante orteguista de que lo andaban “de a cuartita”, es decir, que lo estaban vigilando.

McGregor responsabiliza al gobierno del presidente Ortega de cualquier cosa que le pase a su esposo, a sus hijas o a su familia en general, y asegura que no piensan salir del país huyendo por estas amenazas.

“Esto lo sentimos como una amenaza de muerte para mí y para el resto de mi familia.

Camioneta es de la Corte Suprema de Justicia

Los únicos responsables son todos los del Frente Sandinista (partido de gobierno), yo responsabilizo a ellos si algo me pasara a mí o al resto de mi familia”, dijo McGregor en la conferencia de prensa.

El secretario ejecutivo de la CPDH, Marcos Carmona, ofreció su respaldo a McGregor, y, además, reveló que la camioneta referida es propiedad de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, según la investigación realizada.

La esposa de Montealegre también interpondrá la denuncia hoy en el Centro Nicaragüenses de Derechos Humanos, Cenidh, y aún no tiene fecha para interponerla ante la Policía Nacional.