•  |
  •  |
  • END

La preocupación de nicaragüenses en el exterior por la crisis institucional que afecta al país y las agresiones contra opositores, están comenzando a sobresalir y a exigir respuesta de los organismos internacionales.

Ante este contexto, 15 organizaciones nicaragüenses sin fines de lucro, establecidas en Estados Unidos, solicitaron a la Organización de Estados Americanos, OEA, aplicar la Carta Democrática Interamericana en Nicaragua, pero también el analista político Carlos Tünnermann Bernheim señala las debilidades de este instrumento democrático.

La solicitud de las quince organizaciones fue realizada a través de una carta al embajador representante permanente de los Estados Unidos ante la OEA, Carmen Lomellin, en su calidad de presidente del Consejo Permanente de la OEA.

Se suma el Movimiento por Nicaragua

El Movimiento por Nicaragua explicó en una nota de prensa que estas quince organizaciones “requieren la asistencia de la OEA, considerando la Carta Democrática, en particular el artículo tres, el cual indica: “Son elementos esenciales de la democracia representativa, entre otros... la separación e independencia de los poderes públicos”.

También evocan los artículos 147, 178, 162 y 191 de la Constitución Política de Nicaragua, que prohíben la reelección del actual Presidente de Nicaragua y de los actuales alcaldes y vicealcaldes.

El Movimiento por Nicaragua también solicitó a través de una misiva la participación de la sociedad civil en la próxima Asamblea General de la OEA, que se realizará en Lima, Perú, en los primeros días de junio, pero aún no han recibido respuesta.

A la Carta Democrática “le faltan dientes”

El doctor Carlos Tünnermann Bernheim, directivo del Movimiento Por Nicaragua, opinó ayer que a la Carta Democrática “le faltan dientes, porque está hecha de tal forma que el Estado involucrado puede negarse a recibir una misión de la OEA” para evaluar una situación como la que está ocurriendo en Nicaragua.

“La carta democrática va a necesitar que se le ponga más garra para que realmente sea efectiva”, dijo Tünnermann, en alusión a las debilidades de ese instrumento.

Expresó que la sociedad civil nicaragüense continuará presionando a la OEA para que intervenga y ayude a frenar la violación al orden constitucional en el país.

“Nicaragua es cementerio de la democracia”

El coordinador general de la “Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia”, Carlos E. Ponce S., estuvo en Nicaragua reuniéndose con organismos civiles para conocer en detalle la crisis institucional que vive el país a partir del decreto presidencial 3-2010, el cual prorroga en sus cargos a contralores, magistrados del Poder Electoral y de la Corte Suprema de Justicia, a quienes se les ha vencido su período.

La organización que preside el señor Ponce envió el pasado 22 de abril una carta a la OEA, dirigida a su Secretario General, José Miguel Insulza, en la que le expresa la preocupación de la Red por la “profunda descomposición del orden constitucional en Nicaragua”, expresa la misiva entre otras cosas.

Ponce opinó ayer que Nicaragua es uno de los tres países de Latinoamérica que no cumplen “ni siquiera” con las condiciones mínimas de una democracia electoral.

En ese sentido, explicó que una “democracia plena” debe tener instituciones independientes, respeto para las garantías fundamentales de acceso a servicios básicos y libertades públicas.

Ponce afirmó que “desde el fraude de las elecciones (municipales) de 2008, Nicaragua es cementerio de la democracia electoral”.