•  |
  •  |
  • END

Luego que el FSLN expulsara “por traición” al consejero Benjamín Moreno y que en correspondencia política el CSE le cancelara su credencial ganada por votación popular, éste reaccionó ayer tarde señalando cómo líderes locales y nacionales del Frente Sandinista se enriquecen a la luz de sus influencias y recursos en la región.

El consejero Benjamín Moreno rechazó los señalamientos en su contra, y aseguró que “los verdaderos traidores del FSLN son los dirigentes regionales Johnny Hodgson y Orlando Obando, lo mismo que los allegados a Daniel Ortega, Lumberto Campbell y el vicecanciller Valdrack Jaenstchke.

“Ellos traicionaron a los aliados Yadira Flores, del PLC, y Alfred Wilson, de APRE, para tratar de imponer a Domingo Trusdale Hodgson como coordinador de gobierno, porque es la persona que les garantiza sus negocios”.

Graves señalamientos

Según Moreno, Campbell y Jaenstchke tienen 5 mil manzanas de tierra en Kukra Hill para cultivar palma africana, y están construyendo una carretera rural en ese lote que le cuesta al Estado 10 millones de córdobas.

Añade que en el mismo lugar están instalando un proyecto eléctrico --siempre con fondos públicos--, que le costará a los contribuyentes 150 mil dólares.

También señaló que el secretario político del FSLN en la RAAS devenga tres salarios que suman más de 100 mil córdobas además de otros jugosos ingresos mientras muchos sandinistas están desempleados.

Dijo que lo anterior es la punta del “iceberg”, y que viajará a Managua a revelar otros casos de corrupción, “más impactantes”, por su seguridad y la de su familia.

Allegados a Moreno no descartan que él se asile en una embajada porque teme que atenten contra su vida. Además, dijo que seguirá luchando para que le restablezcan su curul en el Consejo Regional.

CSE coludido en problema partidario

El Consejo Supremo Electoral retiró la credencial de Consejero Regional de la RAAS a Benjamín Moreno García, tras comprobar que él es miembro activo del Ministerio de Gobernación con el grado de teniente y delegado de Migración en Bluefields, cargo del que había sido removido el jueves.

Moreno cayó en desgracia con su partido, el FSLN, el martes, durante la toma de posesión de las nuevas autoridades de la RAAS, por haberse juramentado junto a la bancada del PLC y abandonado la sesión antes de la elección de la Junta Directiva, por lo que fue expulsado del partido de gobierno que lo acusó de traidor.