Lésber Quintero
  •   BELÉN  |
  •  |
  •  |
  • END

Más de 400 combatientes históricos del municipio de Belén aseguran que si la dirigencia nacional del FSLN no destituye el próximo miércoles al secretario político de este municipio, Antonio Molina, ellos mismos lo expulsarán, y manifestaron, asimismo, que no permitirán que el alcalde Roberto Alejo Dávila renuncie a su cargo por presiones políticas.

La amenaza de los combatientes es parte de la pugna interna que vive el partido de gobierno en Belén, y que amenaza con extenderse a otros municipios del departamento de Rivas.

Irregularidades con cocinas

Debido a estos conflictos internos, los firmantes de una carta que está en nuestro poder aseguran que ya están trabajando para que se destituya al Secretario Político Departamental de Rivas, Amílcar Aguilar, a quien señalan de ser el responsable de los conflictos, y de callar ante múltiples acontecimientos de corrupción.

Como prueba de algunos ilícitos, los combatientes mostraron una carta que entregaron el tres de marzo, al secretario de Organización del FSLN, Lenín Cerna, en la cual detallan una serie de irregularidades cometidas por el secretario político de Belén, Antonio Molina, entre las que señalan la mala distribución de los beneficios que brinda el gobierno, y destacan el caso de las famosas cocinas que se entregaron a quienes participaron en el tendido electoral, y las malas relaciones entre el alcalde y el secretario político.

No quieren a Nelson Artola

Los combatientes históricos revelaron, a la vez, que con el objetivo de llegar a un arreglo que ponga fin a la pugna, participaron la tarde del miércoles en una reunión con el presidente del FISE, Nelson Artola, pero ellos señalaron que no confían en este personaje allegado a la pareja presidencial, y recomiendan a la primera dama Rosario Murillo que nombre a otro mediador, porque según aducen, Artola está inclinado a favor de Aguilar.