•   SAN JOSÉ  |
  •  |
  •  |

El público presente en la investidura presidencial de Laura Chinchilla recibió con vítores y muchos aplausos al príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, segundos después de abuchear y chiflear al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y su esposa Rosario Murillo.

Estas fueron las dos reacciones más notables de parte de cientos de personas que acudieron al Parque Metropolitano La Sabana para despedir a Óscar Arias y dar la bienvenida a Chinchilla como gobernante.

Un ambiente popular reinaba alrededor de la tarima, donde estaban las delegaciones internacionales, autoridades e invitados especiales. A las 10:20 inició el ingreso de los representantes extranjeros.

Arias recibió aplausos del público cuando ingresó a las 10:28 a.m., escoltado por sus dos hijos, Silvia Eugenia y Óscar Felipe, y por el gabinete con el que cierra su periodo presidencial. "Óscar, Óscar,Óscar" gritó la gente mientras él caminó por una pasarela dispuesta para su entrada y la de su sucesora.

Ortega no asistió al almuerzo oficial que ofreció la nueva presidenta costarricense a las delegaciones internacionales que participaron en su acto de investidura y que tuvo lugar en el Teatro para las Artes y la Tecnología (Antigua Aduana) pasadas la una de la tarde.