•  |
  •  |
  • END

La decisión del Consejo Supremo Electoral, CSE, de restituirle la personería jurídica al Partido Conservador, PC, y la diputación a Alejandro Bolaños Davis, no deja de generar reacciones que apuntan hacia la consolidación de la oposición política o al fracaso de la misma.

Mientras el jefe de bancada del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, diputado Ramón González, y el analista político Carlos Tünnermann opinan que podría ser una oportunidad para acelerar el proceso de unidad de la oposición, el dirigente del Movimiento Renovador Sandinista, MRS, Edmundo Jarquín, y el ex funcionario del Poder Electoral, Dionisio Palacios, insisten en que es una estrategia del partido de gobierno para controlar la Asamblea Nacional.

Pese a que el jueves pasado diputados del PLC atribuyeron las resoluciones del CSE a una estrategia del Frente Sandinista, dejando entrever que el PC habría negociado con el partido de gobierno, González mantuvo ayer que podría ser una estrategia del oficialismo, pero descartó que el rehabilitado diputado haya pactado.

Jefe de bancada PLC optimista
González incluso dijo que no está mal que su homólogo conservador quiera conformar una bancada del PC, “siempre y cuando esté a favor de la democracia y no haga una bancada bisagra como ALN”. Lo que sí le refutó a Bolaños Davis fue su afirmación sobre el “fracaso” de la oposición liberal en el Parlamento.

“Le falta observación, ya que no podemos hacer nada sin los 47 votos (es decir) no podemos llevar a cabo nuestra estrategia si hay traidores”, señaló, en alusión a los diputados de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, que la semana pasada hicieron quórum con el Frente Sandinista a pesar que se había comprometido a lo contrario.

El diputado aseguró que escucharán la propuesta que Bolaños Davis anunció tras calificar de “errónea” la de la actual posición en la Asamblea.

No le ve sentido a otra bancada
Mientras, Tünnermann expresó que no le ve sentido a la conformación de una bancada del PC, pues si Bolaños Davis dice ser opositor a este gobierno, lo más conveniente sería que se una a la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN.

“No le veo sentido a otra bancada, creo que la vía correcta para hacer oposición es hacer unidad, juntar esfuerzos”, destacó.

Se verán cosas
Como el pasaje de la Biblia que señala “se verán cosas”, el ex candidato presidencial Edmundo Jarquín advirtió por su parte que se seguirán viendo “más regalías y concesiones graciosas de (Daniel) Ortega en su desesperado intento por conseguir socios que le acompañen en el intento de legitimación de su perpetuación antidemocrática en el poder”.

Jarquín hizo referencia a las resoluciones del CSE a favor del PC y de la Corte Suprema de Justicia habilitando a Alfredo Gómez Urcuyo como diputado suplente en la Asamblea Nacional.

Disolver Asamblea
Con pesimismo reaccionó el ex director de cedulación del CSE, Dionisio Palacios, pues consideró que las últimas acciones indican que el presidente Ortega quiere disolver la Asamblea Nacional, porque “de hecho prácticamente el Ejecutivo se ha convertido en legislativo gobernando por decreto”.

Y es que para Palacios no hay prueba más clara que la resolución de la CSJ donde anula la sesión del pasado 20 de abril en el Holliday Inn y amenaza con acciones penales a diputados opositores si siguen dándole trámite al proyecto de ley derogatorio del “decretazo”.

“Suponiendo que se llegara a encarcelar o a enjuiciar a alguno de los diputados, desde mi punto de vista eso sería el fin del poder legislativo”, expresó.

En el caso de Gómez Urcuyo, Palacios dio por hecho que este nuevo diputado “es una ficha” del gobierno y explicó que aunque el ex vicepresidente haya asegurado que no votará con el FSLN, el hecho que haga quórum ya es ganancia para el partido de gobierno.