•  |
  •  |
  • END

Las respuestas en esta entrevista pueden extrañar o confundir a más de alguno. Quien responde es Dora María Téllez, miembro del Movimiento Renovador Sandinista, ferviente crítica del actual gobierno, organizadora de una nueva fuerza política, consultora de profesión y una mujer optimista, sobre todo optimista.

Pese a sus múltiples reclamos por el deterioro de la institucionalidad del país, Téllez confía en que este proceso tiene fecha de conclusión. Basa parte de esta confianza en dos premisas: “El orteguismo ha logrado atemorizar a los atemorizables y ha logrado comprar a los comprables” y el “fracaso estaría en engrosar las filas de los que se venden y se atemorizan”.

La entrevista fue concedida un día antes que la oposición escondiera el consistente músculo que había provocado que grupos afines al gobierno salieran violentamente a protestar a las calles. Esta vez quien falló no fue Arnoldo Alemán, en quien ella desconfía por su cercanía al mandatario, pero quien, según ella, no escogerá magistrados del CSE con Ortega.

Téllez no se atreve a hacer proyecciones electorales cuando se le consulta por la nueva fuerza política, (Alianza Patriótica Nicaragüense). No contesta y critica a Ortega y sus arbitrariedades.

“Sí, hemos hecho mucho, la evidencia de que se ha hecho bastante es que Daniel Ortega ha tenido que recurrir a dos cosas: a la ilegalidad y a la violencia”, asegura.

¿Ese proyecto político qué implica, sería una especie de tercera vía?
Es un proyecto de unidad de fuerzas políticas y sociales que quieren construir el país. No estamos hablando de tercera vía porque no hay segunda vía en realidad. Ortega y Alemán han sido las dos tapas del pacto.

Estamos hablando de un proyecto que se opone claramente a los efectos que el pacto ha dejado en la democracia del país. Puede establecer una diferencia importante.

Estamos a poco más de un año de las elecciones, en términos numéricos esta alianza cómo podría calar en la población para quitarle votos a Daniel Ortega y Arnoldo Alemán
Ortega y Alemán claramente no tienen mayoría. Alemán es un candidato que ni siquiera tiene respaldo de su propio partido. Hay una gran parte de las bases liberales que no respaldan su candidatura porque es un candidato perdedor, porque representa la otra parte del pacto, porque no representa oposición a Ortega. El proyecto de Alemán es más de lo mismo de Ortega…

El tema no sólo es numérico, se trata de una opción que pueda ser ganadora, pero lo más importante es que pueda enfrentar las circunstancias actuales. Lo que tenemos ahora es un gobierno con ministros ilegales, todo lo que firman es ilegal, usurpadores en la Corte Suprema de Justicia, usurpadores en la Contraloría, ladrones de elecciones en el Consejo Supremo Electoral, usurpadores en la Procuraduría de Derechos Humanos, es decir, lo que tenemos es una situación completamente caótica y grave; un Presidente haciendo que reforma la Constitución mediante decreto
Lo que tenemos en Nicaragua es un proceso de destrucción de la institucionalidad gravísima que está afectado la economía del país.

Entonces, qué harán contra eso, hasta el momento no ha habido soluciones eficaces
Sí, hemos hecho mucho, la evidencia de que se ha hecho bastante es que Daniel Ortega ha tenido que recurrir a dos cosas: a la ilegalidad y a la violencia. Si Daniel Ortega tuviese las cosas fáciles no tendría que recurrir a la ilegalidad y a la violencia, no tendría que mandar a magistrados y ex magistrados, a jueces, a una movilización violenta. Eso lo que te da una idea de la debilidad del orteguismo.

¿Cómo combatirán entonces la violencia y la ilegalidad?

Hay dos formas, una tratando de impulsar que las fuerzas de la Asamblea conserven espíritu y fuerza en los acuerdos de Metrocentro dos.

Para ir a las elecciones de noviembre del año próximo, independientemente de quienes vayan a esas elecciones, tienen que haber árbitros imparciales y creíbles y el CSE actual no es ni imparcial ni creíble. Es de interés de cualquiera que vaya a las elecciones que haya un CSE imparcial y creíble.

Los acuerdos de Metrocentro lo que establecen con mucha claridad es que nadie va a reelegir a ninguno de esos miembros que es tuvieron al mando del CSE en el momento que se robaron las elecciones.

Hay un poco de contradicción porque esos acuerdos fueron firmados por Alemán, de quien ustedes desconfían, sus diputados bien podrían elegir magistrados con el FSLN
Pero no lo ha hecho, por eso te digo que nosotros creemos que hay que mantener los acuerdos de Metrocentro más allá de si yo creo que Alemán quiere ser candidato. Y si Alemán quiere ser candidato le conviene un CSE creíble e imparcial. A todos los que estamos en la oposición nos conviene un CSE imparcial y además creíble, al único que no le conviene es a Daniel Ortega. Eso es lo primero y luego una reforma que te permita creer en el resto de los organismos electorales.

El tiempo se los está comiendo, el primero de junio les vence el período a los magistrados electorales.
Ese no es el problema principal que veo. Allí Ortega tiene que decidir. Después del primero de junio no hay Consejo Supremo Electoral y debería de tomar una decisión sensata, escoger un CSE creíble e imparcial. No quiere eso, no nos puede imponer a su CSE.

¿Qué harán si lo imponen?

No. Es que no lo va a imponer, ni siquiera lo meto en la cuenta. Claro, hay gente que dice que andan comprando votos para elegir a su propio CSE, que andan ofreciendo de todo, pero allá verán los que acepten. Yo francamente no creo que puedan conseguir los votos ni que impongan a su CSE.

¿Y en caso que imponga su CSE y lo defienda con la misma violencia en las calles?
Si eso es lo que ha venido haciendo y no le ha funcionado. Si le hubiese funcionado tendría opositores domesticados, medios de comunicación domesticados, y bueno, hay que reconocer que ha logrado atemorizar a alguna gente, pero no a todos.

El orteguismo ha logrado atemorizar a los atemorizables y ha logrado comprar a los comprables. Yo creo que Ortega ha fracasado con su estrategia de violencia en las calles. Esa estrategia de violencia funciona cuando vos lográs callar a todo el mundo, sino, no funciona.

¿Cree que llegará un momento en el que la gente se vaya a las calles contra Ortega?
Si…

¿Ustedes irían?
¿A las calles? Si allí hemos estado, en todas las movilizaciones. ¿O en qué término lo querés plantear?

Han estado pacíficamente
Es que es la única forma. No hay ninguna otra. La solución para intentar cambiar el modelo político que quiere imponer Ortega es una solución cívica y política. Nosotros no vemos ninguna otra salida. Al contrario, yo francamente creo que para Daniel Ortega sería una enorme ventaja que alguien viniera a plantear una salida violenta. Eso sería lo mejor para Daniel Ortega.

Es decir, en el momento que saca bandas violentas a las calles, quisiera que le respondieran de una forma igual porque eso le justificaría todo lo que hace…
Yo creo que los intentos de Daniel Ortega tienen los días contados. El diez de enero del año 2012 se tiene que ir a su casa. Se va a ir…

Me extraña de usted, ¿por qué tanta certeza?
Porque no tiene otra opción, si la tuviera ya la hubiera utilizado. No hay condiciones nacionales ni internacionales.

Institucionalmente ha logrado imponerse
Si, porque allí es comprar y vender personas…

Pero la gente no ha salido a movilizarse contra a Ortega…
Es que vos podés salir con 100 mil personas y a Daniel Ortega no le importa, pero no importa que no le importe, hay que salir a las calles, diez, cien, quince, 20 mil. El éxito está en mantener la oposición. El fracaso estaría en engrosar las filas de los que se venden y se atemorizan.

De que se va, se va
Desde que su imagen recorrió el mundo en 1978, luego de ser la jefa política de la toma del Palacio Nacional, la población conoce a Dora María Téllez como una mujer valiente, de palabra y segura de sus pasos.

Estoy confundida, ¿por qué ahora usted confía en que Ortega se irá?
Vas a ver, es que no le va a dar, no tiene cómo, si no, no estuviera desesperado. No lo va a hacer…

¿Quién lo va a obligar a bajarse del poder? No será el CSE, ¿será la gente que no se ha pronunciado?
Sí, lo que pasa es que aquí la inmensa mayoría de los nicaragüenses le da un plazo. ¿Cuál es? Su término.

Creer que Daniel Ortega dejará el poder en enero del 2010 es creer que respeta la Constitución.
No, es creer que no va a tener más remedio. Ah, claro, si tiene remedio se quedará eternamente.

El remedio puede ser que su esposa sea quien compita…

Puede ser… como dice Payo Solís que son la misma persona, se vale el tema de la reelección para ella. Lo que te quiero decir es que ni siquiera puede ser candidato porque la Constitución se lo prohíbe.

Pero entonces, si todos los opositores estuviesen tan convencidos como usted, ¿para qué hacer un movimiento contra la reelección?
Es que solito no cae del cielo. Todo esto va a empujar las cosas, por eso te digo: no va a tener remedio, nosotros vamos a hacer que no tenga más remedio que irse. Ahora, ¿si nos quedamos de brazos cruzados se va a tener que ir? No hombre, si nos quedamos así se va a morir de viejo, encaramado. Ya dijo que su mamá llegó a los 95 y él puede llegar a los cien. No. Creemos que hay que elevar la parada.

El nuevo proyecto político va a participar en las próximas elecciones nacionales, pero la historia indica que una oposición desunida favorece al FSLN.
No, lo que favoreció al orteguismo fue que se robaron las elecciones del 2006, ¿no te acordás que hay un ocho por ciento que nunca apareció? Ese ocho por ciento cambia resultados y vas a segunda vuelta.

Hasta ahora se ha creído que ese ocho por ciento cambia el segundo y tercer lugar.
No, no, no, eso es lo que se ha dicho.

¿Y por qué vienen a decirlo cuatro años después?
Lo hemos dicho todo el tiempo. Eso cambiaba incluso la elección de los diputados.

¿A eso apuestan?

Yo creo que Daniel Ortega se va a quedar a lo sumo en 30 por ciento… bueno, pero como te digo, Ortega ni siquiera puede ser candidato.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus