•  |
  •  |
  • END

El analista Oscar René Vargas apunta sobre un tema de fundamental importancia, la debilidad de la posición: “Que son comprables”.

¿Las acciones del gobierno del presidente Ortega significan que la oposición se ha fortalecido, tal como lo aseguró la dirigente del MRS, Dora María Téllez?
La oposición no se ha fortalecido porque hay una serie de movimientos políticos en el tablero del ajedrez que tienden a debilitarla. Si sumáramos los votos, la oposición debería de estar controlando el Parlamento.

Entonces, ¿las resoluciones del CSE y de la CSJ son una estrategia del gobierno para fraccionar a la oposición?
Sí, y aparte de eso creo que el objetivo es la reforma constitucional para permitir la reelección del Presidente. Todos estos movimientos o resoluciones de la Corte desde octubre, el Decreto 03-2010, la resolución de la Sala Constitucional sobre revivir el artículo 201, etc. están dentro de una estrategia para demostrar que la oposición no tiene capacidad para resistir, por varias razones: primero, porque los líderes de la oposición nunca escogieron a buenos legisladores, y, segundo, porque nos han demostrado hasta la saciedad que los cañonazos funcionan. Es decir, que si la oposición hubiera existido, no estaríamos discutiendo esto. (…)

¿Dónde están los errores de la oposición?
Que son comprables.

¿Considera que hay un segmento de la oposición que no es comprable?
Difícil saber, porque vos no sabés los amarres que hay por debajo de la mesa. Si algo hay aquí en Nicaragua, es que en la cultura política los amarres políticos son importantes, y aquí los llamamos pactos. Aquí hay pactos de pactos.

¿Las resoluciones del CSE a favor del PC podrían ser indicio del algún pacto?
Pudiera ser algo… aquí no hay puntada sin hilo. Imaginate que en 2008 fue que le quitaron la personalidad jurídica y en 2007 la diputación, pasaron tres años, y de repente sacan el conejo del sombrero, sin que nadie esté pidiendo eso, sin ninguna movilización social, entonces, si no hay ninguna movilización social, no hay una presión social, no hay una presión económica, no hay una presión política, entonces tiene que haber otra explicación.

Tomando en cuenta estas acciones de la CSJ y del CSE que generan mucha suspicacia, ¿cree que se debería reelegir a los magistrados tal como lo está proponiendo el Presidente?
(…) Si yo fuera Daniel Ortega y veo que tengo una fuerza electoral determinada, veo que la oposición está dividida y que van a correr diferentes tendencias, necesito no solamente ganar, necesito que sea legítimo.

Para ser legítimo en esas elecciones, tengo que cambiar para que no haya bulla ante la comunidad internacional y nacional. (…)

¿Pero él insiste en reelegirlos?
Eso es parte de la negociación. Hay que entender que al presidente Ortega le gusta negociar al borde del abismo. (…)

¿Con un nuevo CSE o sin él Daniel Ortega se reeligiría?
Claro, eso es casi automático. Aquí hay muchos intereses entre la oposición, mucho personalismo, muchas divisiones.

La oposición está desesperada por una unidad, ¿cree que lo consiga con Arnoldo Alemán a la cabeza?
Arnoldo Alemán es out por regla… Ni Alemán ni Montealegre logran unificar la oposición. El gran problema es encontrar quién.

¿El poder de Alemán surge a raíz del pacto o trasciende al pacto?
Creo que trasciende al pacto, el pacto consolida una parte. Pero fijate que aquí se ha visto el pacto como si fuera uno solo y nunca ha cambiado… el pacto se fue en la repartición 50-50 cuando el Frente Sandinista era de la oposición; viene Bolaños y golpea a Alemán, políticamente hablando; Alemán disminuye su fuerza, eso le permite al Frente incrementar su fuerza y la repartición de 50-50 cambia a 60 el Frente, 40 Alemán, y va cambiando en la medida que Alemán se va debilitando. Así que con las elecciones de 2006 esa relación 60-40 pasó a ser 80-20. Entonces, Alemán sabe que si no entra a la negociación pierde ese 20 y alguien lo agarrará… ¿quién lo va a agarrar? (…) Siempre va a haber alguien (para negociar). Por eso es que (Rafael) Payo Solís dijo que era el momento de negociar o perdían todo, es decir, que se tienen que conformar con el 80-20. (…)

¿Es seguro que Arnoldo Alemán pactará con tal de no perder ese 20 por ciento?
(…) Sí es una hipótesis importante que Arnoldo negocie porque tiene que conservar sus espacios, y para él es importante eso. Esa es la dificultad de las negociaciones, cuánto le van a dar y cuán útil es Alemán.

¿Cuán útil es Arnoldo Alemán para Daniel Ortega?
Es un cachinflín quemado.

¿Estaría buscando nuevos negociadores el Presidente?
Creo que sí.

¿ALN es una opción?
No.

¿Dónde encontraría a ese nuevo negociador?

Él está buscando quién podría ser. Por eso digo que es como el mago, cuál es el conejo que va a sacar, si va a ser el blanco, o el pardo o el gris… no sabemos, pero andan buscando cómo sacar un conejo.

¿La inclusión de Alfredo Gómez Urcuyo y de Alejandro Bolaños Davis en la Asamblea Nacional cambia la convergencia de fuerzas en el Legislativo?
Claro que sí, porque ahora van a poder sesionar. Ellos han expresado que llegan a sesionar, por lo tanto ese instrumento de negociación que era “no sesionamos si no haces tal cosa”, pierde. Ahí pierde la oposición.

¿Todo esto que está pasando se considera una crisis?

Actualmente existe la crisis política porque las instituciones no están trabajando de la manera como deberían trabajar, una crisis económica que se mueve entre si la crisis se profundiza o se estanca. (…)

Esta crisis política también tiene repercusiones en la cuestión económica, por ejemplo, esta solución que le dio el presidente Ortega a la cuestión de los salarios con el bono, creó un problema con el FMI, y este problema con el FMI crea problemas con todas las instituciones financieras internacionales e incluso con la cooperación bilateral (…).

Un problema político puede desembocar en una crisis económica, y juntando estas dos crisis pueden crear una crisis social, la cual no vivimos todavía. (…)

El gobierno debe buscar que los ritmos y los tiempos de estas tres crisis sean diferentes para que no sea una crisis general.

¿Estamos al abismo de una crisis general?

Hace una semana, 50 mil rumanos fueron a las calles… cuando vea aquí a 50 mil personas demandando salario, empleo, jubilación en las calles, yo te voy a decir si hay una crisis social.(…)
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus