Ary Pantoja
  •  |
  •  |
  • END

La directiva nacional del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, “purgó” ayer de las estructuras partidarias a Noel Ramírez Sánchez, luego que por decisión unánime de los miembros del Comité Ejecutivo Nacional, CEN, nombró como nuevo secretario nacional a Francisco Aguirre Sacasa, cargo que ocupaba Ramírez Sánchez.

Aguirre Sacasa dejó la Secretaría de Relaciones Internacionales del PLC, la que fue ocupada por Harry Bodán.

El vocero del partido, Leonel Téller, dijo que los cambios obedecen a una simple reestructuración de cargos, sin embargo, algunos miembros del CEN interpretaron el nombramiento de Aguirre Sacasa como ascenso político por su intermediación en las conversaciones entre el presidente de la República, Daniel Ortega, y el presidente honorario del PLC, Arnoldo Alemán. Aguirre lo ha negado.


¿Premio y castigo?
Las negociaciones concluyeron en un pacto político que le permitió a Alemán recuperar el estado de convivencia familiar que había perdido el 13 de diciembre pasado, al ser recluido en su casa-hacienda El Chile por órdenes de los magistrados de la Sala Penal Uno del Tribunal de Apelaciones de Managua.

El pacto incluyó el compromiso de los liberales de aprobar el Presupuesto General de la República de 2008 tal como lo presentó el presidente Ortega ante la Asamblea Nacional en octubre de 2007.

Por otro lado, la salida de Ramírez Sánchez, diputado ante el Parlamento Centroamericano, Parlacen, fue vista como un “abandono político” por enfrentar la investigación y una posible acusación judicial por el caso de los Certificados Negociables de Inversión, Cenis.


No al injerencismo
Mientras tanto, el presidente honorario del PLC, Arnoldo Alemán, rechazó la “solicitud injerencista” de sus correligionarios en Miami, quienes se reunieron la semana pasada con funcionarios del Departamento de Estado de Estados Unidos para solicitar su apoyo al proceso de unidad de los liberales.

Alemán insistió en que los problemas del PLC se resuelven en Nicaragua y no a través de extranjeros, y menos a través de funcionarios del gobierno de los Estados Unidos.