EFE
  • París |
  • |
  • |
  • END

La organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) denunció ayer el “asalto militar y policial” del que fue blanco este jueves la radio comunitaria “La Voz de Zacate Grande”, en el sur del país.

Este ataque demuestra que “cerca de un año después del golpe de Estado del 28 de junio de 2009, las maniobras represivas emprendidas contra la prensa de oposición y comunitaria siguen vigentes”, señala el comunicado difundido por la organización de defensa de la libertad de prensa.

Según RSF, “unos 300 soldados y policías invadieron la comunidad y redujeron a su medio de comunicación al silencio”. La ocupación militar de un medio de comunicación antes de su cierre, añade la nota, es característica de los procedimientos empleados durante el golpe de Estado.

Magnate detrás de acción
El asalto a “La Voz de Zacate Grande” es “un acto de censura política y de una violación de la Convención Interamericana sobre Derechos Humanos”, prosigue la organización.

“La Voz de Zacate Grande”, nacida en abril pasado, defiende la causa de la Asociación por el Desarrollo de la Península de Zacate Grande, Adepza.

RSF subraya que los representantes de esta organización fueron acusados por el magnate de la agroindustria, Miguel Facussé Barjum, de “usurpación de tierra” y de “fraude fiscal”, y que esa era la razón por la que la pequeña emisora estaba en el punto de mira de la justicia local, que emitió una orden de arresto contra cinco dirigentes de la Adepza. El cierre de la radio se llevó a cabo en el marco de la ejecución de esa orden judicial, concluye la organización.