•  |
  •  |
  • END

Ayer quedó en evidencia el desprecio de este Gobierno hacia el voto popular y la autonomía municipal, pues mientras la alcaldesa de Managua, Daysi Torres, declaró a un canal nacional de televisión que “los alcaldes sandinistas deben acatar lo que les manda su partido porque los cargos no son de ellos, sino del Frente Sandinista”, EL NUEVO DIARIO conoció que la primera dama, Rosario Murillo, orientó a los alcaldes del FSLN ceder a los viceacaldes parte de sus atribuciones establecidas en la Ley de Municipios, y hasta les envió el esquema que deben llenar para hacer la resolución.

“Todos los alcaldes del Frente Sandinista y los funcionarios públicos debemos acatar lo que nos manda nuestro partido, que es el que nos pone ahí, los puestos no son nuestros, son del partido sandinista”, expresó Torres ayer al ser consultada por el Canal 100% Noticias sobre las últimas destituciones de alcaldes sandinistas.

“Somos soldados”

La alcaldesa se encontraba inaugurando un proyecto de obra vial en un barrio capitalino, donde dijo que “los cargos no son de una persona, ni son de los alcaldes que están en todas las alcaldías que representan al FSLN (sino que) los puestos son temporales y puede pasar en cualquier lugar”.

“Cuando un partido tiene a su militante en un puesto público y tiene que cambiarlo, no hay vuelta de hoja. Nosotros somos soldados, militantes de un partido y acatamos las direcciones de ese partido”, agregó.

Torres reconoció que “somos administradores del pueblo, y la última palabra la tiene el Concejo, y si éste no quiere a esta alcaldesa, inmediatamente yo dejo mi cargo y me voy tranquila”.

Sin embargo, luego afirmó categórica que “todos los alcaldes del Frente Sandinista y los funcionarios públicos debemos acatar lo que nos manda nuestro partido que es el que nos pone ahí, los puestos no son nuestros, son del partido sandinista”.

La Ley de Municipios, en su artículo 17, establece que “el gobierno y la administración de los municipios corresponden a las autoridades municipales, las que desempeñarán sus atribuciones de conformidad con la Constitución Política y la presente Ley, a fin de satisfacer las necesidades y aspiraciones de su comunidad”.

Murillo legisla sobre Ley 40

Murillo, también coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, hizo llegar a todas las alcaldías el machote de una resolución que los ediles sandinistas deberán usar para atribuir nueve de sus funciones a los vicealcaldes.

EL NUEVO DIARIO tuvo acceso a ese documento, el cual en su “resuelve” dice: “Establecer mediante la presente resolución las atribuciones de la Vicealcaldesa o Vicealcalde a fin de que la misma (o el mismo) pueda ejercer su función y contribuir de esta manera a fortalecer el trabajo del Gobierno Municipal en el ejercicio y cumplimiento de las competencias y obligaciones para con el desarrollo del municipio”.

Entre las funciones que tendrán los vicealcaldes destacan: coordinar y dirigir el área de servicios municipales, formar parte del comité técnico o concejo de dirección, coordinar y dirigir el área del medio ambiente, dirigir y coordinar la secretaría de la mujer, representar al gobierno municipal en el gabinete de Turismo, Educación, Deporte y Cultura.

La resolución también señala que los alcaldes deberán facilitar los recursos humanos y financieros necesarios para que los vicealcaldes puedan ejercer plenamente sus nuevas funciones.

Según el documento, los vicealcaldes deberán presentar ante el Concejo un informe trimestral sobre el cumplimiento de sus nuevas atribuciones.

FSLN promovió y aprobó Ley de Municipios

El gobierno del presidente Daniel Ortega ha sido señalado en reiteradas ocasiones de violar la Ley de Municipios. Esta semana, municipalistas calificaron la destitución de alcaldes sandinistas como una violación a la autonomía municipal.

En 1988 el gobierno del Frente Sandinista fue el que promovió y aprobó desde la Asamblea Nacional la Ley de Municipios, y, así mismo, en 1989 promulgó la Ley de División Política Administrativa de Nicaragua y creó el Instituto Nicaragüense de Fomento Municipal, Inifom, a la vez que aprobó el Reglamento de Organización y Funcionamiento Municipal.

En 1987 se inició un proceso de “compactación” del aparato estatal y se produjo un redescubrimiento de las municipalidades; producto de eso, se elaboró la Ley de Municipios, la cual recogió por primera vez un concepto de autonomía municipal, y definió la participación de los gobiernos locales en las gestiones del sector público.

La Ley de Municipios está reconocida en la Constitución Política de Nicaragua.