•  |
  •  |
  • END

Dos delegados de la Sociedad Civil nicaragüense, Julio Icaza Gallard y María José Zamora, Presidenta de Hagamos Democracia, tuvieron la oportunidad de exponer directamente ante el Secretario de la Organización de Estados Americanos, OEA, la falta de institucionalidad en Nicaragua y las reiteradas violaciones a las leyes y a la Constitución Política.

La reunión con el Secretario General de la OEA se realizó en Lima, Perú, el 5 de junio pasado, en un encuentro con los representantes de las organizaciones de la sociedad civil.

En la reunión, Julio Icaza Gallard, candidato a magistrado del Poder Electoral propuesto por la sociedad civil, expuso que la OEA no puede esperar a que un país esté en llamas para llegar a auxiliarlo, en alusión a lo que ha manifestado José Miguel Insulza, de que no se debe ver a la OEA como policías, sino como bomberos.

Icaza Gallard le expresó a Insulza la necesidad de aplicar medidas preventivas antes de que se dé una ruptura total de la democracia en un país, así como un bombero debe de prevenir los incendios.

OEA limitada

En ese sentido, el secretario de la OEA, José Miguel Insulza, reconoció los problemas de institucionalidad que atraviesa Nicaragua, y también manifestó su disposición de observar las próximas elecciones nacionales que se realizarán en 2011, pero se declaró imposibilitado para intervenir, porque aunque usará el artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana, CDI, dijo que esa acción “llegaría hasta allí simplemente”, por no tener la “autorización” y el “beneplácito” del país.

“Para aplicar la CDI, a menos que se haya producido ya la ruptura de la democracia total, hay que tener la autorización y el beneplácito del país”, dijo el secretario de la OEA.

La CDI indica en el artículo 20 que “en caso de que en un Estado miembro se produzca una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático, cualquier Estado Miembro o el Secretario General podrá solicitar la convocatoria inmediata del Consejo Permanente, para realizar una apreciación colectiva de la situación y adoptar las decisiones que estime conveniente”.

Sobre esa limitación de la OEA, el doctor Carlos Tünnermann Bernheim, miembro de la sociedad civil, había dicho en su momento que a la CDI le faltaban “garras” y “dientes” para intervenir en las problemáticas de un país.

Sin embargo, ayer, junto a los delegados que estuvieron reunidos con Insulza, el doctor Tünnermann calificó como positivo el encuentro, porque por lo menos la OEA reconoció los problemas que atraviesa Nicaragua e Insulza mostró preocupación por la situación del país.

No reelección no es violación a los derechos humanos

Por otra parte, José Miguel Insulza expresó que es una exageración pensar que la “no reelección” es una violación a los derechos humanos, como han argumentado mandatarios latinoamericanos por no poder reelegirse.

Insulza criticó la tendencia en Latinoamérica de “descalificar la reelección” como un problema que tiene que ver con violación a los derechos humanos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus