•  |
  •  |
  • END

La unidad liberal parece estar más lejana que nunca. El secretario nacional del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, Francisco Xavier Aguirre Sacasa, responsabiliza a su correligionario Eduardo Montealegre Rivas, de impedir la unificación “de la familia liberal”. “Alrededor de Eduardo hay quienes piensan que el costo político de verlo junto Arnoldo Alemán es más alto que lo que va a ganar”, expresó Aguirre Sacasa en alusión al rechazo de Montealegre a ser el candidato a vicepresidente en fórmula con Alemán.

Sin embargo, para Aguirre Sacasa la unidad liberal concluyó una fase, pero no está descartada totalmente. Es más, antes de que termine el año, Aguirre augura que Montealegre se unirá al PLC; además, advirtió que las elecciones primarias interpartidarias deben ser, como su nombre lo indica, entre partidos con personalidad jurídica y no con “movimientos” que no están reconocidos legalmente por el Consejo Supremo Electoral, CSE.

La dirigencia del PLC le puso una especie de ultimátum a Montealegre para firmar un documento de unidad y el plazo estipulado venció ayer.

¿Por qué le pusieron plazo a Montealegre? ¿No sería eso como un ultimátum?
No. Nosotros empezamos a buscar la unidad de los liberales después de la última convención del PLC y un factor importante de este proceso fue monseñor Abelardo Mata. La primera reunión fue en agosto del año pasado y nos hemos estado reuniendo religiosamente desde ese entonces. El proceso ya llevaba mucho tiempo y se llegó a la conclusión de que había que poner fecha límite dentro de ese contexto de reuniones con monseñor Mata.

En ese contexto, Eduardo y Arnoldo empezaron a reunirse de manera “submarina”, donde nadie se percataba de esas reuniones y después de una manera más abierta. Entonces concluimos que era sano poner fecha límite a la unidad, porque si no, conociendo la tendencia y la idiosincrasia del nicaragüense, estas tertulias, pláticas, conversaciones o negociaciones podrían volverse eternas.

¿Qué es lo que ha retrasado la firma definitiva de la unidad liberal?
Inicialmente la idea era anunciar la conclusión de las negociaciones para el 24 de mayo (2010); posteriormente se habló del 11 de junio; después nuestro partido le pidió a Arnoldo Alemán que adelantase esa fecha para el dos de junio, pero Eduardo Montealegre pidió que se mantuviera el 11. Después Eduardo pidió unos tres o cuatro días más, por eso la nueva fecha se puso el 15 de junio (ayer), pero honestamente ese período de tres o cuatro días más, para mí es difícil de entenderlo, porque cuando uno tiene desde agosto de 2009 de estar negociando éstas cosas, uno se tiene que preguntar ¿qué más hay qué pensar que requiere de tres o cuatro días más? El tiempo vuela en Nicaragua, las cosas, tienden a hacerse eternas.

Insisto, ¿qué ha impedido la firma final de un acuerdo de unidad entre Eduardo Montealegre y Arnoldo Alemán?
Al inicio había muchas desconfianzas que se reflejaban, en el hecho en que en los primeros encuentros entre Eduardo y Arnoldo, creo que Eduardo no quería ni siquiera que fueran públicos esos encuentros y que se tenían que manejar de manera muy discreta.

¿Eduardo no quería quemarse con Alemán?

Hay personas de ambos bandos, pero yo diría que más del bando de Eduardo, que a lo mejor piensan que el costo político de la unidad es mayor que los beneficios que se lograrían con la unidad y yo no comparto ese criterio. Yo pienso que la unidad es un imperativo; creo que el pueblo liberal insiste en esa unidad y creo que entre dos personas que fueron colaboradoras una con otra, debería ser muy fluida la relación entre ellos, pero en un momento se enfriaron.

Además, la gente de Eduardo pensó en algún momento que tenían un capital político que se vería perjudicado por vincularse al partido que lo vio nacer a él. Creo que Eduardo sobredimensionó el costo político para él de entrar en una negociación con el partido.

¿Qué buscaba Eduardo, ser el candidato a la presidencia?

Eduardo lo ha dicho; él pretendía ser el candidato a la presidencia de Nicaragua de toda la oposición, pero usando de plataforma a la fuerza que tiene el Partido Liberal Constitucionalista.

¿Eso no lo logró?

No, no lo logró. Nosotros hemos dicho que estamos dispuestos a llegar a un entendimiento con Eduardo que nos permita ir unidos, y de no lograr ese entendimiento, encontrarnos en el campo de batalla de unas primarias interpartidarias para que el pueblo resuelva quién va a ser el candidato, no sólo de los liberales, sino de toda la oposición.

Eduardo no logró lo que yo creo que quería desde un inicio y es ser el candidato de toda la oposición con una plataforma básica que sólo se la asegura el Partido Liberal Constitucionalista.

Estando en un punto muerto de las negociaciones, si Eduardo no da una respuesta al ultimátum ¿el PLC va sólo a las elecciones de 2011?
No estamos en un punto muerto. Hoy (ayer) estamos en la recta final. Las ofertas que le hicimos a Eduardo fueron extremadamente generosas.

¿Cuáles por ejemplo?

Íbamos a dar esos detalles cuando se firmara el acuerdo de unidad o se rechazara el ofrecimiento del PLC. Había dos propuestas, una de ellas, incluía que Eduardo fuera de vicepresidente de Arnoldo Alemán y que tuviera responsabilidades importantes en el próximo gobierno liberal de Nicaragua para él y para algunos de sus allegados. No iba a ser un vicepresidente decorativo, sino un vicepresidente con atribuciones importantes y reales.

¿Él no aceptó?

Yo no sé. Él dice que no le interesa ser vicepresidente y dice que quiere ir de presidente y si esa continúa siendo la posición de Eduardo, podríamos decir que esta fase larga de la negociación se cierra y que nos encontraremos los del PLC, con los otros partidos en las primarias interpartidarias con Eduardo y los otros candidatos.

Aquí hay un problema y es que el Movimiento Vamos con Eduardo no es un partido político. Este movimiento tiene una alianza con el Partido Liberal Independiente, PLI, que sí tiene personalidad jurídica; pero el PLI está dividido entre la facción que dirige Indalecio Rodríguez y la que dirige el maestro Virgilio Godoy, entonces ahí Eduardo se está moviendo en arenas movedizas.

¿Pero según sé los candidatos a las primarias podían participar incluso con movimientos?
No. El PLC considera que las elecciones primarias interpartidarias son entre partidos, por eso su nombre: primarias interpartidarias. O sea que si el Movimiento “Vamos con Eduardo” postula a Eduardo Montealegre, eso no sería aceptable para el PLC, por muy grande que sea ese movimiento.