Ary Pantoja
  •  |
  •  |
  • END

El presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Asamblea Nacional, Francisco Aguirre Sacasa, advirtió del riesgo en que se encuentra el programa económico entre el gobierno nicaragüense y el Fondo Monetario Internacional, FMI, debido a la crisis institucional por la que atraviesa el país, esto con vista a la cuarta revisión del programa prevista para el mes de septiembre.

La práctica desintegración de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, la casi inoperancia de la Contraloría General de la República, y el funcionamiento de facto del Consejo Supremo Electoral, CSE, cuyos magistrados vencieron su período constitucional el pasado 14 de junio, son aspectos que, según Aguirre Sacasa, empezarán a analizar los miembros del Consejo Directivo del FMI con miras a ratificar o no el programa con Nicaragua.

El primer peligro

Aguirre Sacasa señaló que el primer peligro a la ratificación del programa por parte del FMI y por ende, el desembolso de 18 millones de dólares en préstamos para Nicaragua lo constituyó el anuncio del presidente Daniel Ortega del 30 de abril sobre el “bono solidario” para los trabajadores del Estado que devengan un salario mensual menor a 5 mil córdobas, lo que significó una erogación adicional de 25 millones de dólares.

“Esto asustó al FMI y de repente se posterga la reunión del directorio del Fondo Monetario prevista para mayo”, señaló Aguirre. “La próxima vez el FMI va a estudiar un programa con Nicaragua y el desembolso de divisas, entiendo que esa revisión será en septiembre y, por lo que sé, el presidente del Banco Central de Nicaragua, Antenor Rosales va a viajar a Washington en la segunda mitad de julio para analizar la situación”, explicó Aguirre.

Agrega que “ha habido un deslizamiento de cuatro meses” en la revisión del programa con el FMI. Según Aguirre, el anuncio del “bono solidario” “puso nervioso al directorio del FMI y, estoy casi seguro, que ese anuncio lo hizo el presidente Ortega sin el conocimiento de su equipo económico”.

Aparecen los del GAP

Por otra parte, Aguirre recordó que los países miembros del directorio del FMI, son, a su vez, naciones que han cancelado la cooperación a Nicaragua vía presupuesto, alegando problema de gobernabilidad y transparencia, y son miembros del llamado Grupo de Apoyo Presupuestario, GAP.

“Hay varias cosas que el directorio del FMI va a analizar, entre ellas, la falta de transparencia en el manejo de la ayuda de Venezuela, la situación del Seguro Social, que dicen que está en quiebra; un tercer elemento es dar mayor independencia al Banco Central; el bono solidario, que se ha dado de una manera ad-hoc y fuera del presupuesto; y, finalmente, los problemas de gobernabilidad, principalmente las violaciones a la Constitución y el control de un poder del Estado en los demás”, explicó Aguirre.

“Todos estos temas están entorpeciendo la relación entre el gobierno de Nicaragua y el Fondo Monetario Internacional”, enfatizó.