•  |
  •  |
  • END

La aprobación de los primeros 50 artículos de la nueva Ley de Migración provocó ayer algunas controversias, particularmente lo referido a los tipos de visas de residencia que podrá otorgar el país a los extranjeros que las soliciten. Una de esa visas de residencia es la que se adquiere “por el
vínculo matrimonial”, la cual, según la nueva legislación se extingue automáticamente si él o la persona extranjera se divorcia de su cónyuge nicaragüense.

El diputado liberal y primer secretario del Parlamento, Wilfredo Navarro Moreira, criticó esa disposición pues la considera contradictoria. Según Navarro, es injusto que un ciudadano o ciudadana extranjera, después de vivir casado 10, 15 ó 20 años con una persona nicaragüense decida divorciase y pierda la residencia; pues no ocurre lo mismo en el caso de que su pareja nacional muera, es decir, que la persona extranjera no pierde la residencia por viudez.

Comenzar de nuevo

Sin embargo, la diputada por el Frente Sandinista, Xochilt Ocampo Rocha, explicó que si bien la nueva legislación establece la pérdida instantánea de la residencia cuando él o la extranjera se divorcie de su cónyuge nicaragüense; él o la persona extranjera tiene la opción de aplicar a otro tipo de residencia ya establecida en la nueva ley.

Según la legislación, aprobada ayer parcialmente, los tipos de residencia son de inversión, es decir, cuando un empresario extranjero solicita la residencia nicaragüense, porque va a invertir en algún negocio en el país; la residencia por pensión, o sea, cuando un extranjero se jubila o pensiona a través del sistema del seguro social nicaragüense; la residencia transfronteriza, para aquéllos ciudadanos que viven cercanos a los límites territoriales; la residencia por vínculo familiar; y la residencia por matrimonio o unión de hecho estable.

La nueva Ley de Migración consta de más de 180 artículos y ayer los legisladores sólo aprobaron 50.