•  |
  •  |
  • END

El presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, CEN, Arzobispo de Managua, monseñor Leopoldo Brenes, criticó las “repentinas” destituciones de alcaldes y de funcionarios municipales, porque consideró que son autoridades elegidas directamente por los ciudadanos, en unas elecciones locales donde se vota por la persona y no por el partido.

Monseñor Brenes explicó que las elecciones locales son “una escuela de democracia”, porque en los municipios la gente escoge a un alcalde porque conoce a su familia, su trabajo y sus obras, y no tanto por su afiliación política.

“Por eso es muy triste que se estén cambiando a los alcaldes cuando fueron elegidos por su pueblo”, dijo el Arzobispo de Managua.

Han hablado con sus sacerdotes

Sólo en este año han sido destituidos por sus respectivos concejos, el vicealcalde de Jinotepe, Leonel Rojas; el alcalde de Dolores, Yáder Ramos; el alcalde de Wiwilí, Octavio Ramos; el concejal Antonio Talavera, y el alcalde y la vicealcaldesa de Ciudad Sandino, Roberto Somoza y Juana Cuaresma, respectivamente.

Monseñor Brenes informó que estos alcaldes se han acercado a sus respectivos sacerdotes locales, a quienes han expresado sus inquietudes y con quienes han compartido la sorpresa de las destituciones.

Diputados ocupados

En relación con el vencimiento de 25 cargos de funcionarios del Estado, monseñor Brenes dijo que los nicaragüenses tenemos “una cultura” de dejar todo para última hora, y tal vez por eso los diputados de la Asamblea Nacional, “por sus múltiples funciones”, no han podido elegir a los nuevos.

El Arzobispo dijo que ojalá los diputados hagan un reglamento donde se establezca el tiempo para comenzar a preparar ternas y candidatos para elegir a los funcionarios, y así el país no se quede con “instituciones descabezadas”, porque no se han elegido a las personas.

Ojala fueran como Thomas Moro

Todos podemos ser santos, hasta los políticos, pero para eso tendrían que seguir el ejemplo de su santo patrono Thomas Moro, “quien hacía lo que era correcto y no lo que le convenía”, dijo el Arzobispo de Managua, monseñor Leopoldo Brenes, para sugerir su ejemplo a la clase política nicaragüense.

“Tendríamos que ir publicando toda la vida de Thomas Moro para que los políticos la lean a profundidad, porque en verdad él vivió la coherencia de su vida, porque es un vivo testimonio de obedecer a su fe y a su conciencia, antes de obedecer a unos mandatos de un rey que eran totalmente contrarios al bien común, que era lo que Santo Thomas profesaba”, manifestó monseñor Brenes ayer en la celebración del día de Santo Thomas Moro, el cual se llevó a cabo en la Universidad que lleva su mismo nombre.

Monseñor Brenes consideró que la celebración del día de Thomas Moro llega en el momento clave para la clase política.

Quién fue Thomas Moro

Thomas Moro fue un pensador, teólogo, político, humanista y escritor inglés, que fue además poeta, traductor, canciller de Enrique VIII, profesor de leyes, juez de negocios civiles y abogado. Su obra más famosa es Utopía, donde busca relatar la organización de una sociedad ideal.

En 1535 fue enjuiciado por orden del rey Enrique VIII, acusado de alta traición por no prestar el juramento antipapista frente al surgimiento de la Iglesia Anglicana, ni aceptar el Acta de Supremacía. Fue declarado culpable y recibió condena. Permaneció en prisión hasta ser decapitado el 6 de julio de ese mismo año. En 1935 fue canonizado por la Iglesia Católica, que lo considera un santo y un mártir.