•  |
  •  |
  • END

El 16 de junio de 2010 fue la última reunión entre Eduardo Montealegre Rivas y Arnoldo Alemán Lacayo, para lograr un acuerdo de unidad que finalmente no se dio precisamente, porque ambos políticos liberales fueron incapaces de anteponer los intereses de la nación a sus aspiraciones personales de ser candidatos a la presidencia “de la oposición” para enfrentar a Daniel Ortega en los comicios generales de noviembre de 2011.

Montealegre reveló a EL NUEVO DIARIO que no está dispuesto a ser “segundón” de Alemán siendo candidato a la vicepresidencia, y mucho menos ocupar el primer puesto en la lista de candidatos a diputados nacionales en representación del Partido Liberal Constitucionalista, PLC; dos propuestas que le hizo el ex mandatario para firmar la unidad y ser la fórmula de 2011.

¿Qué impidió finalmente la firma de un acuerdo de unidad con Arnoldo Alemán?
Al hacerme esa pregunta indica que algunos creen que el acuerdo es con Arnoldo Alemán; el acuerdo es con los liberales del PLC; el acuerdo no está sujeto a que si vos no respaldás mi candidatura, no hay unidad, porque la unidad va más allá de una candidatura, más allá de una coyuntura a corto plazo; sino que tiene que ser de largo plazo.

Nosotros tenemos una serie de acuerdos que van encaminados a una unidad; en primer lugar de los liberales, pero para buscar una unidad más amplia.

¿Es decir que Arnoldo Alemán le propuso a usted que se unieran para que lo apoyaran a él en su candidatura a la Presidencia? ¿Era una condición?
No. La condición es: si querés tal cosa, si querés, tal cosa o tal cosa, es a cambio de que yo sea candidato a la Presidencia.

¿Qué fue lo que le ofrecieron al fin?
Es de todos conocidos, pero creo que el pueblo quiere otra cosa. Yo me veo más un candidato de todos, de la sociedad civil, del sector privado, de los liberales, de los conservadores y de los MRS; que un simple primer diputado del PLC.

¿Ese candidato tiene que ser usted?
Al menos eso es lo que yo creo, a eso aspiro y por eso es que vamos a competir de una manera elegante, civilizada y educada.

¿Usted va a apoyar a quien resulte ganador de esas elecciones primarias y garantiza que no se va a presentar como candidato con otro partido político en caso de perder?
Eso ya lo he dicho y es parte de un acuerdo que lo está trabajando la CPDH…El que resulte ganador, lo tenemos que apoyar. Pero hay un problema y es que algunos partidos y representantes de la sociedad civil que dicen “apoyamos a Eduardo, pero no apoyamos a Arnoldo”, pero ese ya es problema de cada candidato.

¿Qué pasará si en unas primarias resulta ganador Arnoldo Alemán? ¿A dónde va a ir esta gente de los partidos políticos, de la sociedad civil, y el MRS por ejemplo, que han dicho claramente que no apoyan a Alemán?
Yo creo que ese no va a ser problema…

¿Tan seguro está usted de ganar las primarias?
No conozco a alguien que se meta a una contienda que no esté seguro de ganarla.

Pero insisto, si gana Arnoldo Alemán, ¿qué va a pasar con la sociedad civil y otros partidos políticos que sostienen que jamás apoyarán a Arnoldo Alemán?
Ese si gana es muy especulativo. Lo que necesitamos es que a la hora que todos vayamos a esas primarias estemos concientes que necesitamos a un candidato a la presidencia de una oposición unida que lo apoyen los liberales del PLC, los del PLI, que lo apoyen los conservadores, los del MRS y los de la sociedad civil, y yo me considero un candidato no enmarcado en una casilla liberal, soy liberal, pero me considero un candidato mucho más amplio, que atraigo más.

¿Esa tesis se la planteó a Arnoldo Alemán?
Exactamente…

¿La rechazó?
No. Él dijo ‘si vos y yo nos juntamos, el resto…’. No me dijo “no cuenta”, porque estaría poniendo palabras en su boca, pero si me dijo que es más que suficiente que vos y yo nos juntemos, y yo le dije no creo, porque necesitamos el voto de la última persona del último rincón de este país, sea liberal, sea conservador, sea resistencia, sea MRS.

¿Usted le propuso a Alemán en algún momento que, siendo según usted, un candidato de consenso, él se apartara y usted se postulara con el apoyo de toda la oposición?
Hablamos de eso, él me dijo ‘no, que él debería ser el candidato y que yo me pusiera en línea, porque yo era el siguiente…

¿Siguiente para el 2016?
Sí, y yo le dije que quién era él para determinar eso. Inclusive, no voy a usar el ejemplo que él uso, pero me dijo que él primero, después yo y después me dijo que yo le decidiera quién era el siguiente.

¿Usted le ha propuesto al PLC que las primarias no sean a padrón abierto, porque si no, llegará a votar la gente del Frente Sandinista a favor de Alemán?
Lo que he dicho es que queremos facilitar que vote la gente con su cédula, pero tenemos que buscar cómo limitar para que los simpatizantes y los militantes del Frente Sandinista no vayan a meterse a interferir en el proceso de elecciones internas de agrupaciones políticas que no tienen nada que ver con el Frente Sandinista.

¿Tampoco lograron un acuerdo para someter a primarias a los candidatos a diputados?
Llegamos a un acuerdo, realmente yo no estaba tan convencido de eso de someter a primarias a los candidatos a diputados, por la complicación, no porque no quiero que sea el pueblo que los escoja, porque es más complicado. Sólo para ponerte un ejemplo, si somos cinco agrupaciones y a nivel nacional son 20, ahí son 100 candidatos, entonces se complica la cosa.

Otro ejemplo, en Managua somos 19 diputados, por cinco agrupaciones, son 95 y en diputados ante el Parlamento Centroamericano, somos 20, por cinco, son 100, entonces tendríamos en las votaciones primarias una boleta para presidente, una boleta para diputados nacionales de 100 aspirantes, una boleta para Managua, 95…

Manteniendo ese ejemplo de las cinco agrupaciones y ya que no habrá primarias para los candidatos a diputados ¿cómo se van a repartir las candidaturas?
Cuando tengamos la lista final, vamos a ver cómo se hace, eso es parte del proceso de negociación que la CPDH tiene que consensuar, pero yo creo que no es fácil.

¿Aquí entonces entra en juego la negociación política de cuotas?
No, porque, por ejemplo, hay una propuesta de tomar en cuenta la media mayor conforme a los resultados de las primarias, pero no hemos llegado a un acuerdo en cuanto al método. En eso estamos negociando, porque hay otros que proponen que se haga una lista del uno al 100 por nombre y en orden alfabético y eso nadie lo quiere aceptar. Es un poco complicado.

El secretario nacional del PLC, Francisco Aguirre dijo que en las primarias interpartidarias, como su nombre lo indica, sólo van a participar los partidos políticos con personalidad jurídica y no los movimientos, eso los dejaría fuera a ustedes.

No, ya se acordó que también los movimientos; quizás Francisco Aguirre no estaba bien informado. Había una confusión a la hora de definir casilla…para empezar, se tiene que rifar el orden en que van a ir, por ejemplo, si somos tres, cuatro o cinco candidatos en representación de las organizaciones que participen. Ese orden hay que rifarlo.

¿Qué tanta apertura ha mostrado Arnoldo Alemán, porque él está empecinado en ser el candidato de la oposición?
Él ha sido bien claro y en la propuesta que me hace a mí me ha dicho yo te ofrezco el partido, te ofrezco a los diputados…todo, a cambio de que él sea el candidato de los liberales unidos; pero yo sé que algunos piensan por qué va a ceder el partido, por qué va a ofrecer esto y lo otro a cambio de que Eduardo te apoye…Así que lo más sano es que vayamos a competir.

Sin acuerdo para funcionarios
Las bancadas del PLC y Democrática Nicaragüense, aún no logran un acuerdo en torno a la elección de los 25 funcionarios públicos ni la manera en que se repartirán las cuotas que le corresponde a la oposición al momento de negociar con el Frente Sandinista.

Según Eduardo Montealegre, en lo que sí están de acuerdo es que cualquier negociación con el Frente Sandinista se hará “de consenso” entre ambas bancadas liberales, no obstante Montealegre ya admitió que Arnoldo Alemán no cederá ninguno de sus cargos en la Corte Suprema de Justicia, CSJ, pero dijo que ambos mantienen unificada la posición en torno a la no reelección de los magistrados del Consejo Supremo Electoral, CSE, lo cual, por supuesto incluye a Roberto Rivas.

¿Qué acordaron respecto a los nombramientos?
Primero, ratificar los acuerdos de Metrocentro II, es decir, cero reelección de los actuales magistrados del Consejo Supremo Electoral. Lo segundo que acordamos es que vamos a elegir primero a los magistrados del Consejo Supremo Electoral y después a los demás funcionarios.

Además, acordamos no negociar por separado. Algo importante en relación a los magistrados electorales, y Arnoldo ha sido claro en eso, es que si Daniel Ortega desiste de su posición de que cuatro, de los siete magistrados propietarios, tienen que ser del Frente Sandinista, entonces nos sentamos a negociar, pero juntos.

¿Cuál es la propuesta de ustedes?
La de Daniel Ortega de que cuatro magistrados propietarios sean de él, no es aceptable, porque entre las dos organizaciones PLC y Bancada Democrática, tenemos el 55 % de los votos y si sumamos al MRS es el 62 por ciento, así que eso sería lo representativo en la votación.

Pero eso no va a ocurrir don Eduardo
Desafortunadamente, la tradición y lo que Arnoldo ha aceptado es que sean tres del Frente, tres del lado de la democracia y uno que sea de consenso entre los dos, que no sea ni de un lado ni del otro. Lo que no es aceptable es que los tres del Frente sean cualquiera de los actuales magistrados.

¿En el caso de la Corte Suprema qué acordaron, porque Arnoldo Alemán ha dicho que no va a ceder ningún puesto?
Eso lo hemos platicado y no…

¿No van a insistir con Gabriel Álvarez ustedes?
Tenemos que ser realistas. Arnoldo…bueno me gusta decir Arnoldo. Hay seis liberales en la Corte Suprema que son amigos de Arnoldo y los propuso el PLC; y ocho del Frente Sandinista. Si yo insisto en que de las dos magistraturas liberales que ya se vencieron en la Corte, pertenecen a este lado y que se olvide el PLC, no es lógico y uno es tonto, porque seis más ocho son catorce y tampoco vas a tener mucha incidencia, salvo que te querrás pegar a las posiciones extremas del Frente Sandinista, y eso no va a pasar.

Lo lógico es que de los dos magistrados que ya vencieron su período, uno debería ser propuesto por el Movimiento Vamos con Eduardo o PLI, y el otro por el PLC, pero estando consciente de que con uno…, si es importante, pero al final ocho más siete son quince… así que tenemos que ser realistas.

¿Entonces no van a proponer a nadie?
No pues, pero hemos hablado de uno y uno. Igual hemos dicho en el caso de la Contraloría General de la República y los demás cargos, pero siempre tenemos que ser realistas.