• |
  • |
  • END

La Asamblea Nacional aprobó ayer la Ley para el Control del Tabaco, que en su parte medular establece mecanismos de regulación del consumo de tabaco y sanciones para quienes violen las normas, entre las que destaca no vender cigarrillos a menores de edad en las pulperías.

Según el legislador Luis Callejas, miembro de la Comisión de Salud del Parlamento, la ley “viene a regular el contrabando, que es severo en este país, porque en las zonas rurales sólo se venden cigarrillos raros, sin marcas, que no pagan impuestos y no hay control en su fabricación y no sabemos qué más podrían tener”.

Callejas resaltó el hecho de que ahora la ley limite la propaganda de los cigarrillos y obligue a las empresas a que en ambas caras de las cajetillas se indiquen los efectos nocivos del tabaco en un espacio de entre 50 y 60 % de éstas.

La ley fue aprobada en lo general por 58 votos a favor como parte del convenio marco con la Organización de Naciones Unidas, ONU.

La nueva legislación establece que no se fumará en escuelas, hospitales, transporte público y privado. En restaurantes, discotecas, casinos y otros se tendrá que delimitar físicamente las áreas de no fumado”, explicó Callejas.

De acuerdo a la diputada sandinista Iris Montenegro, miembro de la Comisión de Salud, la ley está dirigida también a la protección del medio ambiente.

La ley hace hincapié en la prohibición de la venta de cigarros a menores de edad. En el artículo 12 se prohíbe “la venta o la entrega a título gratuito de productos de tabaco a menores de edad, en cualquiera de sus formas, así como cualquier otro elemento necesario para el consumo del tabaco”.

Más prohibiciones y sanciones

Para hacer cumplir esta norma se establecen varias medidas, entre ellas que ninguna tienda, almacén o establecimiento que venda productos de tabaco, podrá tenerlos en lugares directamente accesibles para el cliente.

“Se prohíbe la fabricación, importación y venta de dulces, refrigerios, juguetes u otros objetos que tengan la forma o el diseño de productos del tabaco y que puedan resultar atractivo para los menores de edad y envíen mensajes de forma subliminal para el consumo del tabaco”, es otra de las prohibiciones.

Las infracciones establecidas en la ley serán sancionadas administrativamente por el Ministerio de Salud y estarán contenidas en la reglamentación de la ley.

“En el caso de imposición de multas, las mismas se impondrán de manera gradual, dependiendo de la gravedad del caso o de la reincidencia del mismo, sin perjuicio de las responsabilidades civiles o penales que puedan derivar”, establece el artículo 24.

Por otra parte, los legisladores también eligieron ayer a Luis Ángel Montenegro Mejía como director de la Autoridad Nacional del Agua, ANA.