Leonor Alvarez
  • |
  • |
  • END

La vocera de la Coordinadora Civil, CC, Luisa Molina, manifestó ayer que el gobierno del presidente Daniel Ortega “se cree dueño de las políticas administrativas y de los gobiernos municipales y es por eso que hace lo que quiere con las estructuras locales y sus autoridades”.

Expresó que detrás de las destituciones de funcionarios municipales hay una trama de confusiones, causada por los intereses de los partidos de oposición, “que son comprados”. “Hay fraude, hay extorsión, no hay ética ni moral de los concejales municipales”, señaló Molina, para quien lo más grave es el abandono de las gestiones edilicias y la paralización de los proyectos para mejorar los municipios.

“Las alcaldías no están sirviendo para garantizar el bienestar de las ciudadanía de un municipio, aquí (en Managua) cortan los árboles, ponen rótulos por dónde sea, obstaculizan el paso, etcétera, etcétera”, dijo Molina, quien ayer se unió a la protesta de un grupo de jóvenes de la Red Social, contra el trabajo de los funcionarios de la comuna capitalina, porque invierten recursos y personal en “obras banales”.

La vocera de la CC considera que Managua está sufriendo las secuelas del fraude perpetrado en las elecciones municipales del nueve de noviembre de 2008, porque no hay una figura edilicia capaz de responder ante tantas irregularidades y darse su lugar en la alcaldía capitalina.

“Lo que está pasando es el resultado del fraude electoral, y es el resultado del autoritarismo del gobierno central que cree que es dueño de las políticas administrativas”, expresó Molina.

Sin embargo, la representante de la CC tiene la esperanza de que muy pronto haya una explosión civil que haga retroceder el avance autoritario del gobierno del presidente Daniel Ortega y haga reaccionar a los políticos opositores.