Leonor Alvarez
  •  |
  •  |
  • END

Los magistrados del Consejo Supremo Electoral, CSE, despidieron con honores a su colega José Miguel Córdoba González, quien falleció ayer en horas de la mañana, de una afectación pulmonar agravada por una bronquitis viral.

Los magistrados decretaron día de duelo ayer en ese Poder del Estado y despidieron los restos de Córdoba en la sede electoral ubicada contiguo al Centro Comercial Metrocentro, donde concurrieron familiares, personajes políticos, trabajadores y funcionarios del gobierno, entre ellos el presidente Daniel Ortega, el magistrado de facto de la Corte Suprema de Justicia, Rafael Solís; los diputados Edwin Castro y Ana Julia Balladares, el secretario de organización del partido de gobierno Lenín Cerna, y el Cardenal Miguel Obando y Bravo, entre otros.

El presidente del CSE, Roberto Rivas, dijo que le tomó por sorpresa la muerte de su colega y considera que es una pérdida “irreparable, no sólo para el CSE, sino para el sistema democrático nicaragüense”, porque, entre otras cosas, Córdoba fue uno de los que diseñó el edificio donde hoy se aloja el Centro de Cómputo Nacional.

“Soldado y guardián de la democracia”

“El magistrado Córdoba es una persona que nosotros consideramos un soldado, un guardián de la democracia en este país, él contribuyó y ayudó a que se diera apertura a los partidos políticos a través de la transmisión de información en el momento en que estaba llegando”, dijo Rivas.

En relación a la vacante que deja este magistrado propietario fallecido, Rivas explicó que hay un fallo de la Sala Constitucional de la CSJ, donde se autoriza al presidente del CSE a incorporar a un suplemente en caso que haya una ausencia, pero también dijo que quedan seis magistrados propietarios que trabajarán sin ningún problema.

Era un funcionario “impecable”

Rafael Solís dijo que era un hombre con una trayectoria “impecable” en el CSE, “dedicado”, que tenía una posición “siempre digna”.

El funcionario falleció en el Hospital Militar, donde estuvo interno una semana, según reveló su esposa, Matilde Lazo Moreno. Sus restos fueron trasladados ayer a su ciudad natal Estelí. Hoy se le rendirán una serie de homenajes póstumos, y luego será sepultado en el cementerio público municipal San Francisco de Asís.

José Miguel Córdoba fue electo magistrado el 4 de enero de 2000. Antes había sido profesor de Primaria y de Secundaria en el departamento de Estelí; se especializó en Matemática, por eso aportó sus conocimientos como técnico en el área de estadística y en el Centro de Cómputo, dijo el vocero del CSE, Félix Navarrete. También era director de la Universidad Popular de Nicaragua, Núcleo Estelí, Uponic.


Con la colaboración de Máximo Rugama.