•  |
  •  |
  • END

El diputado Enrique Quiñónez negó ayer que tenga intenciones de pasarse a las filas de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, y argumentó que representará a esta agrupación política en la comisión negociadora de las elecciones primarias para que éstas sean “más democráticas”.

“Yo le he dicho a los de la ALN que no pueden excluirse”, expresó ayer Quiñónez, quien fue criticado por algunos diputados liberales en el Parlamento por su última decisión política.

El legislador agregó que continúa siendo miembro de la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN. “Sigo manteniendo que la persona idónea para unir a los demócratas es Eduardo Montealegre”, aseveró.

Quiñónez representará a la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, en la comisión negociadora de las elecciones primarias que organiza la Comisión Permanente de Derechos Humanos CPDH, donde participarán los políticos opositores.

“Yo no he renunciado (a Vamos con Eduardo), sólo acepté representar a la ALN porque me gustaría que participemos todos en las primarias”, agregó Quiñónez.

El liberal Freddy Tórres, dijo ayer que no le sorprendía la cercanía de Quiñónez con la ALN, pues en esa agrupación se “tiene el chance de recibir beneficios personales”.

El presidente de la Bancada Democrática Nicaragüense, Adolfo Martínez Cole, dijo que Quiñónez no ha expresado inconformidades en el seno de la bancada.

Quiñónez salió al paso de las críticas y dijo que la ALN “ha cometido pecados veniales, pero el PLC ha hecho pecados capitales”.

Este legislador criticó el pacto entre Arnoldo Alemán y el gobernante Frente Sandinista, y se fue a apoyar al Movimiento Vamos con Eduardo.

A los diputados de la ALN se les ha señalado de estar al servicio del gobernante Frente Sandinista, pues durante la aprobación de leyes y decretos de trascendental importancia para el Poder Ejecutivo han votado junto al partido de gobierno.