Matilde Córdoba
  •  |
  •  |
  • END

Los miembros de las Comisiones de Relaciones Exteriores de las Asambleas Legislativas de la región y una delegación del Parlamento Centroamericano, Parlacén, coincidieron ayer en la necesidad de “reinventar los organismos de integración regional”.

El presidente del Parlacén, Jacinto Suárez, quien participó en el encuentro denominado “Crisis actual del Sistema de Integración Centroamericana”, criticó la posición del gobierno de Panamá, que califica como inútil a esa entidad legislativa.

Aunque Suárez dijo que la integración no es algo donde “se escoge lo que me guste y se deseche lo que no me gusta”, anunció que en agosto están convocados representantes de los partidos políticos de la región para “tratar de hacer una reflexión sobre la integración”.

A criterio de Suárez “hay cosas que hacen falta”, entre ellas fortalecer el Convenio Migratorio CA-4. La diputada parlacénica de Honduras, Gloria Oquelí, Presidenta de la Comisión de Integración, Comercio y Desarrollo Económico, sostiene que este órgano legislativo severamente criticado apuesta “por la integración real”.

El legislador Francisco Aguirre Sacasa, Presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Asamblea Nacional, consideró ayer que el Sistema de Integración Centroamericana, Sica, “tiene que pensar seriamente en reinventarse para que todos los gobiernos de América Central quieran permanecer” en él.

En ese sentido, el vicecanciller Manuel Coronel Kautz indicó que “no se ha logrado en Centroamérica suficiente consenso y unidad”.

El Sica no funciona adecuadamente desde que se dio el golpe de estado en Honduras que sacó del poder al ex presidente Manuel Zelaya. Hasta la fecha los mandatarios de la región no han podido consensuar el reintegro de Honduras a esta instancia de integración regional.

Por otro lado, el Parlacén funciona pese a las serias críticas del mandatario panameño, Ricardo Martinelli, quien ha expresado que esta entidad es “una cueva para chupar inmunidad”.