•  |
  •  |
  • END

“Aquí hay una recomposición del poder en función de mantenerse en el mismo”, señala el secretario ejecutivo de la Red Nicaragüense por la Democracia y el Desarrollo Local, Omar Treminio, al analizar las últimas cinco destituciones de alcaldes por parte del gobernante Frente Sandinista, violando la Ley de Municipios y la misma Constitución Política.

“Desde que llegó a la Presidencia, el Frente Sandinista inició su anticipada campaña electoral, y ahora está tratando de recomponer las municipalidades en función de disponer de recursos, tanto financieros como logísticos, para que al momento de la campaña electoral (2011) pueda decir: si usted sigue apoyándonos con su voto, va a obtener más obras para su comunidad”, aseguró.

Para Treminio, ese tipo de proselitismo “tiene efectos en la memoria inmediata que son importantes a la hora de ir a votar”.

No sólo el FSLN, lo acostumbra el PLC
Los recursos económicos y logísticos a los que se refiere Treminio son los fondos de los presupuestos municipales, así como los medios de transporte y el personal de los que dispone la comuna. “Ya vimos cómo el ex presidente (Arnoldo) Alemán utilizaba los vehículos de las municipalidades para la campaña de los alcaldes liberales (en 2000)”, recordó.

Y agregó que “ahora todos esos recursos de poder van a estar controlados por el Frente”, no sólo para hacer propaganda electoral, sino para proteger su voto y legitimar los resultados de los comicios, ya sea que estén dados por la voluntad popular o por un fraude. “El Frente capitaliza todos los recursos del Estado al servicio del partido”, expresó.

Los CPC en el escenario
Según explicó Treminio, es en esa tarea de protección y legitimación del voto que los Consejos del Poder Ciudadano, CPC, podrían jugar un papel fundamental.

“Los Consejos del Poder Ciudadano están organizados sobre la ruta electoral, y ahí el Frente, controlando mayor cantidad de municipalidades, garantiza que los responsables de ruta manejen recursos, de tal manera que la gente se aboque a ellos para acceder a esos recursos públicos (…), entonces esto generará una percepción favorable del electorado en un momento de votación”, aseveró.

Estudio revelador
La Red Nicaragüense para la Democracia y el Desarrollo Local, RNDDL, realizó un estudio denominado “Los primeros cien días de gobiernos municipales”. La investigación se llevó a cabo en 39 municipios, donde se concentra el 21.71% de la población total del país.

Para las indagaciones sobre la situación de la democracia local, entrevistaron a los concejales de los municipios estudiados, de los cuales sólo el 44% señaló que los Comités de Desarrollo Municipal, CDM, estaban funcionando.

De estos municipios donde los CDM estaban funcionando, resultó que el 80% eran alcaldías gobernadas por el PLC, frente a un 37% del FSLN. Es por ello que Treminio afirma que el partido de Gobierno está en un proceso de “implementación del modelo de los CPC”.

Objetivo: “Acabar con los CDM”
Señaló que incluso en los municipios de gobierno liberal, donde se está haciendo un esfuerzo por mantener los espacios de participación plural, el gobierno central y los CPC están bloqueándolos.

“Uno piensa, por ejemplo, en los CDM de Camoapa, de Kukra Hill, donde están funcionando, pero donde también la arremetida que tienen por parte de los CPC es fuerte”, dijo.

En cambio, en los municipios donde el FSLN ha ejercido control históricamente, la transformación de los espacios participativos en los CPC fue muy fácil. “Entonces, ahí hay todas las condiciones idóneas para hacer que fluya toda la campaña electoral a través de los CPC”, subrayó.

Municipios estratégicos para Ortega
El director ejecutivo del organismo cívico Ética y Transparencia, EyT, Roberto Courtney, consideró, por su parte, que las elecciones nacionales de noviembre de 2011 “no son más que una parada en un destino que va más lejos, como es la permanencia en el poder por un número indefinido de años”.

Señaló, por tanto, que “estamos a la altura de saber que en ese juego de capitalización de poder, los municipios son multi-instrumentales porque sirven para facilitar recursos de cara a generar (en la población) un estado mental de que el continuismo (de Daniel Ortega) es inevitable”.

“El objetivo no es tomar el poder en 2011, (sino que) el objetivo es consolidarlo”, puntualizó respecto a las intenciones del partido de Gobierno.

¿Estrategia loca?
Quien no se explica ni se imagina qué busca el Gobierno con estas destituciones, es el ex alcalde sandinista de Managua, Dionisio Marenco, y dice que si es una estrategia política, “es muy loca”.

“Decime, ¿qué ganan con quitar al alcalde de Boaco, que es una plaza antisandinista desde sus raíces? No vas a ganar un solo voto con quitar a ese alcalde, sólo te vas a echar encima a los que están. Tampoco es un municipio económicamente solvente, con un súper poblado, ni económicamente muy importante”, cuestionó.

Las contradicciones
“Yo no sé las causas por las cuales los destituyen... de pronto hay causas, pero en Ciudad Sandino dijeron que el hombre (Roberto Somoza) era casi un maleante, y después le dieron trabajo en el FISE, diciendo que es un gran trabajador, un gran cuadro y que no fue por malo que lo quitaron”, señaló Marenco.

Según el ex alcalde, el Frente Sandinista podría conseguir la simpatía de la población, y por tanto sus votos, si ésta quiere a su alcalde porque hace una buena gestión. “Si ese alcalde es militante de un partido hace un endosamiento hacia el candidato de ese partido (entonces) eso sí te puede ayudar”, explicó.

El control total del Registro de las Personas
Políticos de oposición han manifestado que estas destituciones arbitrarias son con miras a cometer fraude electoral en los comicios nacionales del próximo año, pues el FSLN tendría control sobre el Registro Civil que está adscrito a las alcaldías.

Aseguran que el partido de Gobierno utilizará el Registro Civil para falsificar partidas de nacimientos a fin de poder dar cédulas a adolescentes que en noviembre de 2011 no estarán habilitados para votar, pero que están identificados como simpatizantes del FSLN.

Treminio, Courtney y Marenco coincidieron al respecto. “Las partidas de nacimiento constituyen la punta de un largo hilo llamado fraude, y esas partidas de nacimiento las maneja la Alcaldía”, señaló el Director ejecutivo de EyT.

Clave para falsificar cédulas
Y aunque Marenco insistió en que no entiende cuál es el objetivo del Gobierno en su afán por querer controlar esas alcaldías, reconoció que el Registro Civil es clave “si vos querés falsificar cédulas”.

Precisamente, organismos como EyT y el Instituto para la Democracia y el Desarrollo, Ipade, han señalado que el fraude electoral de 2008, con el que el FSLN obtuvo 109 de las 153 alcaldías a nivel nacional, se hizo, en parte, a través de la entrega fraudulenta de cédulas.

Destituciones en serie
De mayo a la fecha, ya son cinco las autoridades municipales que han sido destituidas de sus cargos, sin conocerse ninguna justificación legal, y con la evidente participación de personeros del partido de gobierno.

El primero fue el alcalde electo por voto popular en Wiwilí, Nueva Segovia, Octavio Ramos, quien fue destituido por una resolución emitida por los dos concejales liberales y un sandinista, con el respaldo del vicealcalde Denis Quiñónez. En esa ocasión, también defenestraron al concejal y secretario del Concejo, Antonio Talavera.

Luego le siguió el alcalde de Dolores, Yáder Ramos, quien cayó por decisión de la bancada liberal y del FSLN del Concejo. Siete días después le tocó el turno al vicealcalde de Jinotepe, Leonel Rojas, también destituido por concejales liberales y del FSLN, y con la venia del alcalde, Óscar Tardencilla.

Por si fuera poco, en Ciudad Sandino fueron destituidos el alcalde del FSLN, Roberto Somoza, y la vicealcaldesa, Juana Cuarezma. La noticia de la destitución de Somoza y de Cuarezma no había dejado de causar reacciones, cuando se conoció que los concejales sandinistas y uno liberal del municipio de Boaco, había decidido destituir al alcalde Hugo Barquero, quien hasta hoy sostiene que lo sacaron porque se negó a apoyar la reelección del presidente Ortega.