•   BRASILIA  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, afirmó hoy que Honduras aún tiene que crear condiciones que permitan su plena reincorporación a la Organización de Estados Americanos (OEA) y al Sistema de Integración Centroamericano (SICA).

"Estamos convencidos que es necesario crear condiciones en Honduras para que Honduras pueda reincorporarse a la Organización de Estados Americanos y al SICA", señaló Ortega en un discurso que pronunció tras la reunión que tuvo en Brasilia con su homólogo brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva.

El presidente nicaragüense no citó las condiciones que aún considera necesarias para el regreso de Honduras a la OEA tras el golpe de Estado de junio del año pasado que destituyó al entonces presidente, Manuel Zelaya, pero en otras ocasiones ha mencionado tanto un "proceso de reconciliación nacional" como las "condiciones necesarias" para el regreso de Zelaya a Honduras.

Ruptura institucional en Honduras provocó "herida enorme"
Ortega, que ignoró la decisión del SICA de la semana pasada de reincorporar a Honduras a esa organización, que Nicaragua considera como "ilegítima", afirmó que la ruptura institucional en ese país "provocó una herida enorme en el proceso de integración centroamericano". "Necesitamos trabajar para superar esa situación y que de esa forma el SICA también pueda ir desarrollando relaciones con la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) y buscar la integración latinoamericana", afirmó.

Según el presidente de Nicaragua, "para desarrollar relaciones con la Unasur" se necesita "normalizar las relaciones en Centroamérica en el marco del SICA".

Además de haber aprobado el reintegro de Honduras al SICA "por pleno derecho", los gobernantes centroamericanos abogaron ante la OEA para que readmita a ese país en su seno, en una reunión el martes de la semana pasada a la que el nicaragüense no asistió.

Lula, por su parte, señaló que la consolidación del proceso de integración de toda América Latina y el Caribe "exige una firme defensa de la democracia en la región". "No podemos admitir que el golpe en Honduras se torne incentivo a nuevas aventuras antidemocráticas en el continente", agregó Lula, cuyo Gobierno también condiciona el regreso de Honduras a la OEA a la adopción de algunas medidas por parte del Gobierno de Porfirio Lobo.

Lobo asumió el poder en enero pasado tras vencer las elecciones presidenciales de noviembre de 2009, que ni Nicaragua ni Brasil reconocen por considerar que se realizaron en un contexto de ruptura constitucional.