•  |
  •  |
  • END

Los presidentes de Nicaragua, Daniel Ortega, y de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva, se comprometieron a impulsar las negociaciones para alcanzar un acuerdo comercial entre los bloques del Sistema de Integración Centroamericana, SICA, y el Mercado Común del Sur, Mercosur.

Sin embargo, pese a que el mandatario nicaragüense reconoció que es necesaria la normalización de las relaciones con Honduras, éste sigue sin reconocer la reincorporación de ese país al SICA, mientras que su par brasileño se opone a que el gobierno de Tegucigalpa se reintegre a la Organización de Estados Americanos, OEA.

“Contamos con una enorme herida en el proceso de integración centroamericana y tenemos que trabajar para superar esta situación, para que de esa forma el SICA pueda ir desarrollando relaciones con Mercosur”, expresó Ortega.

“Estamos convencidos y compartimos posiciones en cuanto a que es necesario crear condiciones en Honduras para que pueda incorporarse nuevamente a la OEA y que, en correspondencia, también pueda incorporarse al SICA”, agregó.

Sigue desconociendo acuerdo de países
Ortega no reconoció que sus homólogos centroamericanos hayan decidido reincorporar a Honduras al SICA, en una mini cumbre que tuvieron en El Salvador el pasado 20 de julio, a la cual él no asistió.

Lula por su parte dijo que “un acuerdo amplio entre el Mercosur y el SICA sería fundamental” y prometió que impulsará esa negociación durante la presidencia pro témpore del Mercosur que asumirá en los próximos días.

Sobre Honduras, el presidente brasileño señaló que “no podemos admitir que el golpe del 28 de junio de 2009 en Honduras se torne incentivo a nuevas aventuras antidemocráticas”, y aseguró que “la posición de los demás países centroamericanos sobre el asunto es vital”.

Instan a Colombia y Venezuela a dialogar
Brasil, que acogió por meses en su embajada en Tegucigalpa al depuesto presidente hondureño Manuel Zelaya, ha sido reticente al reconocimiento del actual gobierno de Honduras en organismos internacionales.

Respecto al conflicto que se desató la semana pasada entre Colombia y Venezuela, luego de que el embajador colombiano en la OEA denunciara la presencia de campamentos de las FARC y del ELN en Venezuela, los mandatarios exhortaron a las partes a “buscar caminos para retomar un diálogo que permita el restablecimiento de las buenas relaciones entre los dos países”.

En el encuentro que sostuvieron Lula y Ortega en el Palacio Itamarati en Brasil, se emitió una declaración conjunta de 20 puntos en la que los mandatarios reiteraron, entre otras cosas, su firme compromiso con la defensa de los valores democráticos y del Estado de Derecho, así como con la promoción y protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales.

Más de trescientos millones de dólares para Tumarín
En el mismo, los mandatarios celebraron la aprobación del monto de 342 millones de dólares de parte del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil, Bndes, para las obras de la Planta Hidroeléctrica de Tumarín.

Según explicó Ortega, este proyecto le permitirá a Nicaragua producir 47% de la energía que consuma, es decir, unos 200 megavatios.

Esta reunión comprendió la primera visita de Ortega a Brasil, desde que asumió la Presidencia, mientras que Lula se convirtió en 2007 en el primer mandatario brasileño en visitar el país.