•   MANAGUA  |
  •  |
  •  |

Los gobiernos de Nicaragua y Brasil promoverán entre los países latinoamericanos la ampliación del Consejo de Seguridad -permanente y no permanente-, de la Organización de Naciones Unidas, ONU, y desde ya el presidente nicaragüense Daniel Ortega Saavedra, ofreció su voto para que Brasil integre el consejo ampliado del organismo mundial.

A través de una declaración conjunta firmada en Brasilia, Ortega y su par brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, dieron a conocer los resultados del encuentro bilateral y ambos mandatarios “reafirmaron su empeño en la defensa y en el fortalecimiento del multilateralismo y reconocieron el papel central de la ONU para el mantenimiento de la paz y de la seguridad internacionales y para la promoción del desarrollo económico y social sostenible”.

“En ese contexto, los Presidentes (Ortega y Lula da Silva), expresaron apoyo a la ampliación del Consejo de Seguridad en sus categorías permanente y no permanente, con el objetivo de tornarlo más representativo de las realidades políticas y económicas contemporáneas, inclusive en cuanto al papel de los países en desarrollo en el escenario internacional”, señala parte del documento suscritos entre ambos mandatarios.

Según el acuerdo bilateral, “al reconocer la tradicional contribución de Brasil a los esfuerzos de la comunidad internacional hacia la paz y la seguridad internacionales, el presidente Ortega manifestó que Nicaragua apoya las aspiraciones de Brasil a integrarse como miembro permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas reformado”.

Ortega también manifestó su apoyo a la candidatura de Brasil para dirigir la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, cuya elección de autoridades está prevista para junio del próximo año.

Por su parte, el presidente Lula reiteró su disposición a contribuir para mejorar la infraestructura nicaragüense, sobre todo en los sectores energético y portuario.

"Los mandatarios expresaron satisfacción por la aprobación del financiamiento de BNDES, por 342 millones de dólares, para las obras de la Central Hidroeléctrica de Tumarín en Nicaragua. En ese sentido, reiteraron su apoyo a la conclusión de las negociaciones con el Banco Centroamericano de Integración Económica, BCIE, para el financiamiento de la central hidroeléctrica, así como a la conclusión y firma de los contratos de la referida obra".

Además Brasil apoyará la realización del IV Censo Agrícola en Nicaragua que iniciará en el mes de marzo de 2011.

Siempre en el ámbito internacional, ambos mandatarios acordaron “acompañar con atención la evolución del cuadro político hondureño y el proceso de  redemocratización en el país, y de normalización de las  relaciones con la Organización de Estados Americanos, OEA; y tomaron nota de la conformación de una Comisión de Alto Nivel que hará recomendaciones a la Asamblea General de la organización”.

“Los dos mandatarios exhortaron a Colombia y a Venezuela a buscar caminos para retomar diálogo que permita el restablecimiento de las buenas relaciones entre los dos países”, se lee en parte del documento suscrito.