elnuevodiario.com.ni
  •   MANAGUA  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El embajador de Estados Unidos en Managua, Robert Callahan, reafirmó hoy su confianza en que el gobierno de Daniel Ortega seguirá resolviendo los reclamos de propiedades confiscadas a estadounidenses en el primer régimen sandinista en los años 80, que su gobierno cifra en 501 casos. "Tenemos confianza que con el Gobierno de Nicaragua podemos resolver más casos", comentó el diplomático estadounidense, en declaraciones a la televisión local.

Nicaragua obtuvo ayer la renovación del "waiver", certificado válido hasta el 29 de julio de 2011 necesario para la continuidad de la ayuda bilateral con Estados Unidos.

El "waiver" es un certificado que otorga EU para avalar la continuación de la cooperación entre los dos países y que está supeditado al avance que registre Nicaragua en la resolución de las reclamaciones de propiedades confiscadas durante el primer gobierno sandinista (1979-1990) a ciudadanos estadounidenses.

En total, de julio de 2009 a julio de 2010, fueron resueltos 61 casos pertenecientes a 26 ciudadanos estadounidenses, pero a pesar de los avances registrados aún existen 501 reclamos de propiedad de ciudadanos de ese país del norte pendientes de solución, según la delegación estadounidense en Managua.

No obstante, el representante legal del estado nicaragüense, Hernán Estrada, declaró hoy a medios oficiales que sólo 269 reclamos de ciudadanos estadounidenses son los que aún falta por finiquitar y aclaró que han hecho una depuración de casos, sin precisar el número ni las causas.

Estrada reconoció, sin embargo, que existen reclamos de 270 ciudadanos nicaragüenses, que se nacionalizaron en Estados Unidos, y que fueron miembros de la Guardia Nacional del dictador nicaragüense Anastasio Somoza, derrocado el 19 de julio de 1979 por los sandinistas.

El funcionario agregó que es "difícil" resolver esos casos porque aún están vigentes en Nicaragua dos decretos confiscatorios contra ex miembros de la Guardia somocista, emitidos en el primer régimen sandinista de los años 80.