•  |
  •  |
  • END

Los representantes del Movimiento Vamos con Eduardo, MVE, y del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, Adolfo Martínez Cole y Alejandro Samaniego, respectivamente, consideraron sospechosos los movimientos políticos a lo interno del Partido Conservador, PC, al mismo tiempo que el partido verde se enfrenta a una división de quienes todavía quedan ahí.

El pasado 31 de julio, el Consejo Nacional del PC eligió sus candidatos a diputados, nacionales, departamentales, del Parlamento Centroamericano, y hasta el candidato a la Presidencia de la República. Tal decisión la tomaron 29 personas, apenas la mitad más uno de esa instancia del partido verde. El resto, aunque minoría, salió descontenta del sitio o ni siquiera asistió.

32 artículos violados
Un día después, el presidente nacional de la Juventud Conservadora, JC, Ramón Obregón Báez, informó de un recurso de revisión ante la Dirección de Atención a Partidos Políticos, del Consejo Supremo Electoral. Él asegura que la directiva encabezada por la presidenta del partido, Azalia Avilés, violó 32 artículos de los estatutos de esa organización política.

Elección da pie a interpretaciones
Según Martínez Cole, el PC debe explicar los procedimientos y los fundamentos para hacer su elección de esa forma. Según el legislador, a ellos les despierta suspicacias en un marco de primarias, donde todos eligen sus candidatos con convenciones y participación amplia.

“Yo quisiera ver cuáles son los argumentos que van a presentar para elegir esos candidatos, si no va a crear una suspicacia en todo lo que elegimos a través de convenciones y asambleas amplias. Se presta a todo tipo de interpretación”, dijo Martínez Cole respecto a las críticas vertidas a la dirigencia conservadora sobre un posible acuerdo con el Frente Sandinista.

El PC se plantea ir en la casilla 4
En ese mismo evento, el nuevo presidente del PC, Alejandro Bolaños Davis, afirmó que la aspiración de su partido es participar en las elecciones presidenciales bajo la casilla cuatro del partido verde.

Al respecto, Samaniego señala que de ser así no tiene sentido su participación en las primarias interpartidarias, puesto que será el ganador el que pondrá la casilla, y si gana el PLC, según él, debe ser respetado.

“Lo que llama la atención es que a ellos les devolvieron la personalidad jurídica y el escaño a Bolaños, habría que preguntarles cuáles son los compromisos con el FSLN. Ellos sabrán. Si hablan de ir solos es ir dividiendo el voto.

De acuerdo con un comunicado del PC, eligieron a todos los miembros de la directiva, pero en la lista que proporcionaron aparecen personas que ni siquiera asistieron al evento, como Rodolfo Silva y Luciano García.

Según Avilés, la elección no pudo ser más democrática, pues considera que ahí estaban las bases del partido, y que los demás que ahora critican debieron haber asistido. Rechazó los señalamientos y se identificó como opositora al gobierno del presidente Ortega.

Ausentes tienen un mes para renunciar
Según ella, el amarre con el FSLN es un viejo señalamiento que le hacen cuando el PC no se alinea, ya sea al MVE o al PLC. “Yo pregunto dónde estaban William Báez o Luciano cuando nos quitaron la personalidad jurídica”, señaló, y cuestionó si a Montealegre lo eligieron las bases o un grupo de personas. Avilés considera que cada partido selecciona a sus candidatos de acuerdo con sus estatutos.

Avilés minimizó la elección de funcionarios ausentes, y, según ella, tienen un mes para renunciar si no lo desean, y que tal procedimiento es completamente legal.

Por su parte, el escrito de la juventud conservadora denuncia violación a los derechos humanos y el derecho a ser electo libremente. Por tanto, solicitó al CSE que restablezca le orden en dicho partido y que se hagan elecciones tal como lo establecen los estatutos, y que la directiva nacional sea sancionada de acuerdo con el artículo cuatro de los estatutos del partido verde.