•  |
  •  |
  • END

La llamada llegó al culminar la tarde, preciso el tiempo de la agonía del cierre. Suena el teléfono y una voz con tono esteliano y campesina me advierte que por favor no vuelva a llamar a ese número porque en minutos ya no existirá.

Pero, ¿quién habla ahí?
“Soy el comandante Yahob…”.

La voz la identifico porque es la misma de aquel personaje que una tarde de abril de 1990, me conminó a salir de su enclave ubicado en El Charcón, Pantasma en dos minutos, de lo contrario, “te exprimiré este magazine de AK”. El hombre estaba furioso porque creyó que llegaba a espiarlo, aun cuando me identifiqué como periodista de “Barricada”. En esa ocasión no lo pude entrevistar, tuve que salir del lugar donde por equivocación invadí.

-Sí, pero yo quiero entrevistarlo personalmente, le dije ayer, 21 años después de aquella no grata experiencia.

Hay un silencio y solamente se escucha su respiración cansada. “No, o me escuchas ahora o corto la llamada”.

Reacciono y le solicito una espera para grabar la comunicación. “Déle pues”, me dispensa con habladito esteliano.

¿Por qué se alzó?

Me alcé porque este gobierno no le está dando los espacios a los ciudadanos, los espacios que nos da la Constitución Política. Daniel Ortega viola la Constitución a la hora que él quiere, qué esperanzas tenemos nosotros con un gobernante que viola la Constitución, administra los poderes del Estado para su beneficio personal, quiere reelegirse por sus pistolas.

¿Qué pasará con su lucha, muchos no le creen?

Voy estar en la montaña el tiempo que sea necesario, siempre y cuando el pueblo de Nicaragua me dé su apoyo porque aquí la lucha no es mía, es del pueblo nicaragüense. Le voy a decir algo, ellos están muy preocupados porque yo le he cogido las señas, ya fraguaron el fraude presidencial.

El Ejército dice que usted es un delincuente.

El Ejército puede decir lo que quiera, no voy a contradecirle, a los oficiales que han dicho cosas en contra mía, para mí son unos irresponsables al acusarme de algo que no me han probado, nadie es culpable hasta tanto no le prueben los hechos.

Usted le trabajó al gobierno, en Enacal, para ser preciso. ¿Qué pasó ahí, tuvo alguna contradicción?
Trabajé en Enacal antes que saliera el gobierno del ingeniero Bolaños, trabajaba con un sandinista pero apenas tomó el poder este gobierno entré a pelear con un ex teniente coronel, creo que es Denis Acuña. Fue tan cruel que mi suegra se murió y no tuvo ni siquiera la humanidad de permitirme un permiso y cuando me vine al entierro me quitó dos días de trabajo.

¿Cómo piensa sobrevivir usted en la montaña con un ejército grande que lo persigue?
Gracias a Dios, aunque sea un apoyo moral, estoy seguro que puedo ser catalogado como una hormiguita para un ejército constituido, pero esta hormiguita les está haciendo mucho daño políticamente porque el mundo entero se está dando cuenta de los atropellos que comete nuestro gobierno.

¿Usted recluta campesinos, cómo lo están apoyando?

No estoy reclutando a nadie ni pretendo matar a nadie. Me da lástima enfrentarme a un soldadito, simplemente nos estamos preparando porque la fraguada de las elecciones nacionales se aproxima, mi idea es mantenerme hasta el 2011 o lo que sea necesario, después veremos qué hacemos, estoy esperando que el pueblo se dé cuenta; porque algunos me desaprueban, otros me aprueban, estoy esperando que el pueblo se dé cuenta que se van a robar las elecciones, el pueblo me va a dar la razón el día de mañana.

¿Hay condiciones para una guerra, usted no me habla de enfrentamientos?
Hablamos de una decisión que he tomado, el pueblo debe reaccionar o que el campesino me apoye.

Hay muchas personas que piensan que no hay condiciones para una guerra en Nicaragua y hasta lo ven como un aventurero.
En este país nadie quiere guerra ni yo la quiero; yo quisiera estar dormido en un colchón con mis hijos, esa es la doctrina de la democracia. El problema es que mientras nosotros podemos estar pensando que el gobierno está haciendo cosas positivas, ellos trabajan día y noche en hacer cosas que la Constitución se los prohíbe.

Usted ha dicho que si el pueblo no baja a votos a Ortega, usted lo va a bajar a balazos, ¿cómo sería eso?
Depende del robo o no de las elecciones en el 2011, vamos a esperar lo que el pueblo diga, si se queda dormido pues ni modo, nos quedaremos dormidos pero si el pueblo reacciona, yo creo que va a reaccionar tarde o temprano.

¿Qué piensa de sus ex compañeros de armas, “Rubén” y “Kalimán” han minimizado su lucha y atribuyen su alzamiento a un delito común?
Kalimán me da lástima, me da vergüenza a la vez porque es un satélite del Frente Sandinista o de Daniel Ortega; Kalimán gana 80 mil córdobas, por eso sale hablando a cada rato, discriminándome, me da lástima porque antes, cuando luchábamos en la montaña, decía que lo hacía por libertad, paz, respeto a los derechos humanos, respeto a la propiedad privada y ahora dice lo contrario, ahora se está comiendo sus propias palabras por las cuales luchaba.

Sobre Oscar Sobalvarro, “Rubén”, le digo que tiene celos de poder, yo no estoy obcecado en ser líder de los desmovilizados de la Resistencia. Yo no le estoy quitando poder o el mando a “Rubén”. No le voy a decir otras cosas que se las debiera de decir, voy a respetar, pero según lo que “Rubén” siga diciendo de mí, voy a abrir la boca y le voy a decir cuatro verdades a “Rubén”, que el pueblo no se las sabe.

¿Cuáles son sus objetivos, civiles militares, qué acciones proyecta en su alzamiento?
Mi proyecto se llama “Mi Nación”, es un contacto casa a casa con el combatiente, con el liberal, con el demócrata, con el sandinista que no está de acuerdo con la posición del gobierno, a todo esto yo le llamo “Mi Nación”, para que el día después de que se robe las elecciones estemos listos para ver qué vamos a hacer, cómo lo vamos a enfrentar.

Las condiciones en la montaña ahora son distintas, hay una Inteligencia del Ejército que trabaja de muchas formas, el Ejército tiene muchos contactos. ¿Usted cómo hace para evadir ese cerco?
Estoy preparado para ser un guerrillero, estoy preparado desde el punto de vista político-militar para enfrentar las acciones del Ejército, y más que todo sicológicamente porque esa es la guerra que estoy desarrollado por ahora. Estoy preparado para esto, me siento contento.

¿Usted redactó el Manifiesto de Matiguás en el que anunciaba su alzamiento?
Sí, yo lo redacté.

¿Por qué Yahob?

El nombre de Yahob sale del Mar Muerto, me gustó y ese es el sobrenombre que escogí.

¿Usted profesa alguna religión?

Gracias a Dios creo en Dios. El Ejército puede tener lo que quiera, armas, Inteligencia pero me van a matar hasta que el de arriba me lo permita.

¿Qué objetivos va a enfrentar usted?

Yo no quiero matar a ningún soldado, me gustaría enfrentarme con los oficiales para matarme con ellos, pero un pobre soldadito que viene de las calles al Ejército a mí me de lástima matarlo, no son esas mis intenciones, créamelo, se lo digo, porque me gusta respetar los derechos humanos.

¿Qué va a pasar si a usted lo atacan?

Mi organización trabaja como lo debe hacer un guerrillero. Estamos buscando lo necesario, las armas, las municiones. Quiero que esto quede claro, el pueblo tiene armas, tiene municiones, en Nicaragua es lo que más hay. No ve que las armas se las llevan los narcotraficantes y se las llevan de las arcas del Ejército y de la Policía. A mí no me pueden decir ladrón porque más ladrones son ellos.