•  |
  •  |
  • END

El Director de Asuntos Electorales del Consejo Supremo Electoral, CSE, Adonai Jiménez, defendió ayer el costo de 300 córdobas de la cédula electrónica, aunque explicó dos versiones sobre el destino de los fondos.

También asegura que no habrá confusiones con los cuatro tipos de documentos de identidad que se usen en las próximas elecciones nacionales 2011, y en otro momento descalificó las críticas hechas por Ética y Transparencia e Ipade al afirmar que mientras Courtney y Zúñiga estén en estos organismos nunca serían observadores.

Cuando se le preguntó sobre la posibilidad de un fraude a través de la cédula, Jiménez recordó que en Colombia se perdieron 16 urnas, que en Nicaragua hubo fraude en 1996 y que en otros países también lo ha habido, aunque después se arrepentió y aclaró que no estaba justificando ese hecho.

Justifica variedad de documentos

Jiménez justificó la existencia de varios documentos de identificación en que “todos los países de Centroamérica los ciudadanos votan con muchos documentos”, así que no cree que en Nicaragua haya algún conflicto.

Sin embargo, el miércoles el director ejecutivo del Instituto para el Desarrollo y la Democracia, Ipade, Mauricio Zúñiga, opinó que serían un caos las próximas elecciones si no se garantiza un único documento de votación.

No hay garantías

Explicó que actualmente existe la posibilidad de que un ciudadano tenga cuatro tipos de documentos de identidad al momento de votar que son: la nueva cédula electrónica, la vieja cédula vencida que no ha sido renovada, la cédula nueva de las viejas que se entregan a la gente que paga 50 córdobas y el documento supletorio que se entrega a aquéllos que no poseen cédula porque tienen problemas regístrales.

Zúñiga advirtió que esto puede ocurrir, porque no hay “ningún tipo de garantía de que a los ciudadanos que compren su cédula electrónica se les retire el antiguo documento.

FSLN tiene el dominio absoluto

Sin embargo, el principal problema que señala el director del Ipade, es el dominio del partido de gobierno sobre el CSE.

“Hay un solo partido que está dominando el proceso de cedulación, y hay un solo partido que puede definir la cartografía electoral, y ha habido ya antecedentes de manipulación partidaria, entonces existe la posibilidad de que se pueda dotar al ciudadano de dos cédulas”, dijo Zúñiga en alusión al partido Frente Sandinista.

“300 córdobas es la media”

Por su parte, Jiménez explicó que cuando alguien compra su cédula electrónica, se le retiene la cédula vieja para luego eliminarla, y aclaró que ahorita las están recopilando.

El funcionario defendió el costo del nuevo documento, argumentando que los 300 córdobas, equivalentes a 12 dólares, es la media que se paga en todo los países de Centroamérica por una cédula electrónica. Dijo además que el Consejo Supremo Electoral tiene facultades para estipular estos cobros sin mostrar ninguna ley que lo faculte.

Se paga un personal paralelo

En su afán de justificar el cobro astronómico de las cédulas, Jiménez dijo que el material de esta cédula tiene un valor de cuatro dólares; el pago del personal que han contratado con todas sus prestaciones de Seguro Social tiene otro costo; también abrieron nuevas oficinas en los departamentos, lo cual implica otro costo y se está pagando un servicio de Internet para la transmisión interna de los datos.

Por ahora no hay cédulas para pobres

Al funcionario se le cuestionó por qué pagar un personal paralelo tan costoso, si es el deber del CSE elaborar las cédulas.

Jiménez contestó que es un “documento especial”, “que poco a poco se van ir ordenando” y en su momento, más adelante se va a estudiar la situación de las personas más pobres, para facilitarles el documento nuevo pero no específico cuándo podría estar pasando esto.

“Todo aquel que va a pagar lo va a pagar y después vamos a ir haciendo discriminaciones con todas aquellas personas que evidentemente tienen un grado de extrema pobreza y que es muy difícil para ellos obtener la cédula nueva”, dijo.

Mil 230 millones de córdobas

Por otra parte, cuando a Jiménez se le preguntó adónde va a parar el dinero de la cédula electrónica, al explicarle que se está hablando de 300 córdobas multiplicados por 4.1 millones de ciudadanos electores, que implican hipotéticamente, un mil 230 millones córdobas al momento de contestar al funcionario se le olvidó que ya había explicado que el destino de los 300 córdobas era el servicio especial que implica el nuevo documento, y dio otra respuesta.

¿Caja única o pago de servicio?

Dijo que los 300 córdobas “van a parar a una caja única del Estado y hay una previsión en el Presupuesto General de la República”.

“Se hace un cálculo, todos aquellos entes que prestan un servicio público como nosotros que vendemos partidas de nacimiento con trámite ordinario y rápido, eso va parar a una caja única del Ministerio de Hacienda y Crédito Público”, manifestó.

España no dio plata en efectivo

En relación al donativo de la Cooperación Española que fue la que incentivó la renovación de la cédula, Jiménez explicó que lo que dieron fue maquinaria, pero que “nunca” han recibido “un centavo de la cooperación española”.

“Dio consultores, dio capacitación, dio software, dio hardware, dio eso, pero nunca han entregado ni un solo centavo”, dijo Jiménez.

Admite favoritismo a trabajadores públicos

El funcionario aceptó que se le ha entregado la cédula nueva al personal del Estado, entre los que mencionó altos oficiales del Ejército, la Policía y algunos periodistas pro-oficialistas.

Debería ser gratis
Karelia Duarte
Jorge Eduardo Rooseess, encargado de Políticas Públicas de la Red Nacional de Defensa de los Consumidores, RNDC, afirmó que las nuevas cédulas de identidad propuestas por el Consejo Supremo Electoral, CSE, deberían ser gratis.

Rooseess afirmó: “La cédula no es un privilegio, el Estado tiene la obligación de reconocer que somos ciudadanos, y la misma Constitución Política exige que para cualquier trámite sea presentada, por lo que ellos tienen que brindar este tipo de servicio gratuitamente”, expresó.

Por otra parte, declaró que el trámite rápido es un servicio excluyente, clasista, elitista, además de que ésta es un “arma de doble filo”, ya que mencionó que en muchas de las instituciones del país se les paga a los empleados para que aceleren algún proceso.

“Creo que tal vez esto del tramite rápido es una forma de evitar que se cometan estas anomalías, y que el dinero que antes era entregado de forma directa a los operarios ahora sea entregado a la institución haciendo que esto sea usado dentro del presupuesto”, dijo.