•  |
  •  |
  • END

La Presidenta del Partido Conservador, PC, Azalia Avilés llamó a la “cordura” a la facción de conservadores que se consideran excluidos del partido, luego que el Consejo Nacional celebrado el pasado 31 de julio en el cual no estuvieron presentes, escogiera a sus nuevas autoridades y a los candidatos a cargos de elección popular.

“Hago un llamado a la cordura (porque) hemos sido correligionarios y hemos combatido desde hace muchos años el pacto y la corrupción, hemos estado en contra del Frente Sandinista, y no permitimos que hagan acusaciones a la ligera”, expresó Avilés en alusión a las denuncias que la señalan de haber entregado el PC al partido de gobierno.

Insiste en defender lo del sábado

Avilés reiteró que lo actuado por el Consejo Nacional el pasado sábado es legal porque se apega a los estatutos del partido, ya que hubo quórum del 60% del mismo y del 70% de las representaciones departamentales.

En el Consejo Nacional celebrado en un hotel capitalino, una facción del PC encabezada por Alfredo César, Alejandro Bolaños Davis, Avilés y los 12 representantes departamentales, eligió a sus autoridades, candidatos a diputados nacionales, departamentales, al Parlamento Centroamericano y hasta al candidato a la Presidencia de la República.

Graves acusaciones

Por ello, una facción conservadora representada por el concejal capitalino, Luciano García y los diputados ante el Asamblea Nacional Javier Vallejo y Jorge Matamoros, acusan a sus correligionarios de “repartirse cargos de directivos y de elección popular al mejor estilo del orteguismo”.

Al respecto, Avilés dio a entender que el malestar podría ser porque algunos de ellos querían ser candidatos a cargos públicos, y mencionó el caso del conservador y ex candidato a la Presidencia, William Báez, quien según dijo, llegó a la Convención a buscar votos para quedar en la Junta Directiva del partido.

¿Por qué el dolor?

“¿Por qué el dolor, por qué no dar la oportunidad que la gente nuestra del Consejo Nacional, de las bases del partido, participen como candidatos?”, se preguntó, y además cuestionó “¿por qué no llegaron a ese Consejo si estaban debidamente convocados?”. Señaló que “qué causalidad que algunas de esas 18 personas son las que están protestando ahora”.

Avilés confió en que la actual crisis “no significa el fin (del PC) sólo porque un grupo de conservadores no esté de acuerdo con la línea que ha venido siguiendo el partido”.

“Hemos estado dos años sin personería jurídica y hemos mantenido la bandera en alto, ya antes nos han querido destruir pero no han podido, lo lamentable ahora es que algunos miembros quieran tratar de destruir al partido con estas declaraciones”, agregó.

Resisten al orteguismo

La facción que se considera excluida también ha manifestado que los diputados Vallejo y Matamoros no han querido conformar una bancada verde en la Asamblea Nacional, argumentando que si los mandan a unirse con los diputados Alejandro Ruiz y con Alejandro Bolaños Davis estarían integrando una “bancada satélite del FSLN”.

Sobre eso, Avilés reclamó que estos dos diputados se han negado a formar bancada desde que asumieron sus diputaciones; primero, porque no quisieron afectar la alianza con Eduardo Montealegre, después por las elecciones municipales, y ahora porque desconocen a las autoridades del PC,
explicó.