•  |
  •  |
  • END

Hoy se celebra el Día Internacional de la Juventud en Nicaragua con baja calidad en la educación, sin oportunidades de trabajo y usando a los jóvenes como instrumentos de movilización, según las conclusiones de un análisis sobre la situación social, económica y política de la juventud nicaragüense.

La base del análisis es una investigación realizada por los miembros del Movimiento Juvenil Nicaragüita, con el apoyo de los fondos de la Naciones Unidas. El estudio se hizo a través de consultas a nivel nacional y entrevistas a especialistas sobre el tema de los jóvenes.

El 17 de diciembre de 1999, la Asamblea General de la Naciones Unidas aprobó la recomendación de la Conferencia Mundial de Ministros de Asuntos de la Juventud (Lisboa, 8 - 12 de agosto de 1998), para que el 12 de agosto fuera declarado Día Internacional de la Juventud.

Sin educación y sin empleo

El presidente del Movimiento, Donald Muñoz, considera que no hay nada que celebrar en este día, porque en el país el problema más común entre los jóvenes es la falta de acceso a la educación y al empleo.

“No hay oportunidad laboral, no hay quien nos pueda emplear y en los pocos espacios donde te puedan dar trabajo, te ponen muchas condiciones que se te hace imposible ser elegido”, dijo Muñoz agregando que la única opción que les queda a los jóvenes son las zonas francas.

En cuanto a lo político, Muñoz explica que no hay partición en términos de tomas de decisiones y más bien el gobierno limita su participación en campañas de alfabetización o de medio ambiente.

Instrumentos

“Los jóvenes son vistos como instrumento de movilización, no tienen un papel preponderante y real, no los forman en gerencia política, procedimientos, esta generación de los jóvenes no se ha podido posicionar en cuanto a toma de decisiones”, manifiesta Muñoz mientras advierte que si no se trabaja en un plan de Nación que incluya a los jóvenes, el futuro de Nicaragua va “totalmente a la miseria”.

Repetir patrones políticos

Muñoz también advierte que la investigación hace indicar que si no se cambia la manera de pensar sobre los jóvenes, lo que va pasar en el futuro es la repetición del patrón político del país que tras décadas se ha caracterizado por el caudillismo, el prebendarismo, el clientelismo, explica.

Por otra parte, Socorro Jarquín, de la Asociación de Jóvenes Rurales, plantea que el principal reto de la juventud nicaragüense es defender sus derechos y ser parte de la toma de decisiones como en los cabildos municipales.

Al igual que ella, otros 200 jóvenes de 14 comunidades ubicadas en Boaco y Camoapa, participan de esa organización. Ellos trabajan en las áreas de cultura y creación de ciudadanía. En la feria de la juventud, presentarán una obra teatral llamada, Funerales en el Porvenir.

Según Jarquín, actriz de la obra, allí muestran la situación de jóvenes y adultos en las cooperativas de café, también muestran los conflictos por el relevo generacional, el machismo, la violencia intrafamiliar y la participación de los jóvenes.

“Vamos a trabajar para que los jóvenes se involucren en sus comunidades y departamentos, para que no nos utilicen, significa que nosotros decidamos que no nos manden a hacer campañas y no sólo a recoger basura, que decidamos de verdad”, afirmó Jarquín.