•  |
  •  |
  • END

Mientras el magistrado presidente del Consejo Supremo Electoral, CSE, Roberto Rivas, entrega de manera gratuita cédulas de 300 córdobas a quienes él desea, por otra parte, existen principalmente jóvenes que tienen más de dos años esperando por su necesitado documento de identidad.

En el municipio de Tola, el joven Francisco Jesús Rodríguez de 20 años de edad, lleva cinco años esperando por su cédula. Rodríguez habita tres kilómetros al oeste de la comarca de Nancimí, y asegura que “el CSE lo ha perjudicado enormemente” en estos cinco años, porque para todo trámite le exigen la cédula. Sin embargo, lo que más le molesta es que ha perdido “buenas” oportunidades de trabajo.

Vueltas y vueltas, una pérdida de tiempo

Asegura que desde los quince años inició a tramitar el documento en Tola, municipio de Rivas, pero es la fecha y sigue esperando.

En su necesidad de obtenerlo lo más pronto posible, fue a la ciudad de Rivas a requerirlo, pero en las oficinas departamentales del Consejo Electoral lo remitieron a Managua. Según le han explicado a Rodríguez, su problema radica en que hay otras personas con su mismo nombre y apellido.

Lo único que posee Rodríguez sobre su identidad ciudadana es un documento supletorio que sólo le sirve para votar, pero se queja de que eso realmente no le “sirve para nada”, porque lo que le urge es la cédula para buscar un empleo.

Acudió al partido de gobierno y ni así

En iguales condiciones se encuentra Pedro José Muñoz Chávez, un joven de 22 años de edad, conocido como “Pedrito” en su barrio Guisquiliapa, ubicado en el municipio de Jinotepe.

Cuando tenía 19 años, Pedrito gestionó su cédula por primera vez para los trámites del bachillerato, pero tres años después sigue esperando y ahora la necesita con más urgencia para conseguir trabajo.

A Pedrito le recomendaron ir a la casa departamental del Frente Sandinista porque en la ciudad circula el “rumor” de que allí entregan la cédula con inmediatez. Le dijeron que buscara a don Freddy López, un señor delgado, de paso ágil, que con frecuencia se le ve atravesar el parque con sus camisas del poder ciudadano por dentro de la pretina del pantalón.

El papelito

Después de hacerle algunas preguntas, López le da un papelito donde escribió un mensaje dirigido a la encargada de cedulación del Consejo Departamental, una mujer llamada Xiomara, a quien le indica que atienda a Pedrito por su recomendación. Sin embargo, ni así Pedrito ha logrado obtener su tan anhelada cédula.

En iguales condiciones se encuentra el joven de 20 años Leslie de Juigalpa, quien también se encuentra desesperado por su documento, para poder trabajar y continuar sus estudios superiores. Solís lleva esperando dos años por supuestos problemas registrales.

Mientras tanto, en Managua trabajadores privilegiados del Estado llegan a retirar su nuevo documento con características electrónicas al Consejo Supremo Electoral, CSE, que está ubicado contiguo al Centro Comercial Metrocentro. Y quienes tienen menos suerte, pero más dinero pagan 300 córdobas por el anhelado plástico de identidad.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus