•  |
  •  |
  • END

El actual Consejo Universitario de la UNAN-León mantiene a esa casa de estudios bajo una “dictadura”, pues pasó de ser un lugar donde se debaten las ideas, a otro donde se aplasta a quienes denuncian y se oponen a las orientaciones que provienen del partido de gobierno.

Así lo analizó Rodolfo Pérez, quien es el secretario de organización de la Asociación de Trabajadores Docentes, ATD, cuyos miembros fueron agredidos el pasado martes por estudiantes aglutinados en el Movimiento Estudiantil del Centro Universitario de la Universidad Nacional, CUUN.

“Lo que hay es una dictadura de órgano colegiado”, denunció el sindicalista, para quien el conflicto no se resume a los hechos de hace cinco días, donde docentes de dicha casa de estudios fueron asediados y agredidos por turbas “universitarias”, durante el desarrollo de una marcha cívica en contra del despido arbitrario de dos catedráticos.

Lo que el orteguismo no perdona
Pérez reseñó que el antecedente más inmediato es la elección de la nueva Junta
Directiva de la ATD, ya que en esa ocasión la plancha oficialista avalada por el secretario de organización del FSLN, Lenín Cerna, y que era presidida por Ángel Sánchez, fue derrotada por la independiente con el 70% de lo votos.

“Nuestra plancha estaba de cara a defender la autonomía universitaria y manteníamos un rechazo a la injerencia partidaria, pero eso no les gustó a ellos, por lo que nos tildaron de derecha, de oposición y de antisandinistas, entonces desde la campaña (para la elección de la directiva de la ATD) se dieron los ataques”, señaló.

Afirmó que también querían defender la estabilidad de los docentes y por eso lo primero que hicieron fue acercarse a los demás sindicatos, pero éstos no respondieron a sus solicitudes de reunión expresadas a través de cartas.

Aislamiento
Para Pérez, esa fue la primera prueba de que el Consejo Universitario quiere aislar a los directivos de la ATD, la cual tuvo un segundo enfrentamiento con el oficialismo cuando en las elecciones de las actuales autoridades de la UNAN-León se opuso a apoyar a la plancha encabezada por Róger Gurdián Viril.

Pérez también denunció que el secretario del Sindicato de Trabajadores Administrativos, Marvin Somarriba, organizó una asamblea, donde entregaron carné de militantes sandinistas a varios trabajadores del recinto universitario.

Luego, contó, el CUUN convocó a otra asamblea partidaria con la participación de Lenin Cerna y de Gurdián Vigil. La ATD protestó por la presencia del Rector en dicha asamblea, pues la consideraron una clara violación a los estatutos de la universidad.

La ATD pidió ante el Consejo Universitario que se conformara una comisión investigadora, pero la iniciativa fue rechazada, y sólo justificaron la participación de Gurdián Vigil bajo el argumento de una “proyección social de la universidad”.

También relató que la ATD se opuso al otorgamiento del doctorado Honoris Causa al fundador del Frente Sandinista, Tomás Borge, porque no hubo argumentos académicos para ese reconocimiento, tal como lo exigen los estatutos de la universidad.

“Hay un grupo monolítico que recibe orientaciones de fuera de la universidad”, manifestó, a la vez que señaló al rector de operar en la casa del FSLN en León.

Pérez aseguró que la UNAN-León está bajo tres grandes fuerzas que la controlan bajo criterios partidarios, las cuales son la Rectoría (rector, vicerrector y secretario general), el Movimiento Estudiantil (CUUN) y el Sindicato de Trabajadores Administrativos.

Explicó además que el Consejo Universitario está conformado por 21 miembros: 7 decanos, 7 presidentes estudiantiles, los tres integrantes de la rectoría, 2 directivos de la ATD, el secretario del Sindicato de Trabajadores Administrativos y un representante del CUUN.