•  |
  •  |
  • END

Pese a que los diputados opositores no se sienten amenazados ante la deserción de dos colegas de la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, hacia la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, el Frente Sandinista parece cada vez más cerca de los 56 votos que le permitirían la Reforma Constitucional para instaurar legalmente la reelección presidencial continua.

Los jefes de bancada de la BDN, Adolfo Martínez Cole; del Movimiento Renovador Sandinista, MRS; Víctor Hugo Tinoco; y del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, Ramón González Miranda, dieron un voto de confianza a sus colegas Enrique Quiñónez Tuckler y Alan Rivera Siles y, pese a haber emigrado a la ALN, no creen que sus votos en el Parlamento estén comprometidos con el Frente Sandinista para reformar la Carta Magna y permitir la reelección del Presidente Daniel Ortega.

Voto de confianza
“Ellos, como demócratas, han dicho públicamente que sus votos nunca estarán disponibles para reformar la Constitución e instaurar la reelección presidencial, esperemos que cumplan con su palabra”, coincidieron en señalar Martínez Cole, Tinoco y González Miranda, luego de recordarles que Quiñónez y Rivera se han trasladado a un partido y una bancada legislativa que en reiteradas ocasiones ha votado y hecho quórum en la Asamblea Nacional junto al partido de gobierno.

Ninguno de los jefes de bancada consultados se atrevió a atacar la decisión de sus colegas; sin embargo, los tres mostraron serias reservas respecto a los nuevos adeptos de la ALN.

“Siempre está la desconfianza y esperamos que (los diputados de ALN) puedan rectificar y vamos a estar atentos a sus actuaciones”, expresó el diputado Adolfo Martínez Cole.

Cañones humeantes
Por otra parte, Martínez Cole y Víctor Hugo Tinoco coincidieron en que siempre está latente la posibilidad de los ‘cañonazos’ y cualquier otro tipo de halagos, aunque reiteraron que darán un voto de confianza a Quiñónez, a Rivera y al resto de diputados que integran la ALN.

Con la nueva adquisición, la bancada de ALN estará integrada por siete diputados: Carlos García Bonilla, Ramiro Silva Gutiérrez, Alejandro Ruiz Jirón, Francisco Jarquín Urbina, Ramón Macías Luna, Enrique Quiñónez Tuckler y Alan Rivera Siles.

Según las cuentas, el Frente Sandinista tiene seguro 52 diputados, incluyendo a Juan Ramón Jiménez y Mario Valle Dávila; además de los tres diputados de la Bancada de Unidad Nicaragüense, BUN, Ana Julia Balladares, Carlos Olivas Montiel y Guillermo Osorno Molina que, más recién llegados Alfredo Gómez Urcuyo y Alejandro Bolaños Davis; y sumandos a los siete de ALN, serían los 52 votos.

La consecución de los otros seis legisladores le serviría al partido de gobierno para negociar también el nombramiento de los 25 funcionarios públicos que aún están pendientes.