•  |
  •  |
  • END

Los diputados opositores presionarán en el Parlamento para someter a discusión y aprobación la Ley de Conjueces, cuyo dictamen se encuentra en la Primera Secretaría de la Asamblea Nacional desde enero de 2008, la cual asigna un suplente a cada uno de los 16 magistrados propietarios; sin embargo, la designación la realizarán los altos funcionarios judiciales en reunión de Corte Plena.

El Presidente de la Comisión de Justicia, el liberal José Pallais Arana, señaló que el dictamen está en la Primera Secretaría desde enero de 2008, sin embargo, la Ley de los Conjueces tuvo un retraso luego que algunos diputados del Frente Sandinista argumentaron que la iniciativa “fue consultada vía correo electrónico”, pese a que el dictamen cuenta con su firma de respaldo.

Los diputados liberales solicitarán hoy a la Junta Directiva la inclusión del dictamen en la próxima agenda legislativa para su discusión y aprobación en el plenario.

El documento presenta el sello de recibido en la Primera Secretaría, del 29 de enero de año 2008, es decir dos años y siete meses aproximadamente.

Lo que dice el dictamen
El artículo 3 del dictamen de ley, establece que “la Corte Suprema de Justicia, en Corte Plena, dentro de los quince días de haber recibido la notificación de los nombramientos efectuados por la Asamblea Nacional, designará por cada magistrado electo un conjuez que lo sustituirá en las sesiones de Corte Plena, en la Sala Civil Penal, Constitucional, y Contencioso Administrativo donde el magistrado esté ejerciendo su función jurisdiccional”.

Conforme el artículo 4 del dictamen, “el listado de conjueces con expresión del magistrado a quien suplirán será publicado en La Gaceta, Diario Oficial”.

“Los conjueces durante los períodos que ejerzan la suplencia de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, asumirán sus funciones, prerrogativas e inmunidades”, se lee en el artículo 5 del dictamen de ley.

Las suplencias
En el artículo 9 se deja abierta la posibilidad de que el conjuez quede en la suplencia por tiempo indefinido, en caso de ausencia total del magistrado propietario y señala: “Los conjueces llamados para reponer la falta temporal de un magistrado, ejercerán sus funciones mientras dure esa falta. Los llamados para reponer una falta absoluta, servirán hasta que se haya repuesto el magistrado por quien fueren llamados”.

En este mismo artículo se obliga al magistrado propietario a notificar su ausencia cuando ésta sea superior de cinco días; cuando, por motivo de enfermedad, el funcionario prevea que su ausencia se prolongará más allá de cinco días deberá notificarlo y, de no hacerlo, se atendrá a una multa equivalente a un mes de salario.

Con esta ley, según expresó el diputado José Pallais, se pondría fin a la crisis que atraviesa la Corte Suprema de Justicia, agravada por la “designación arbitraria” de los conjueces por parte de los magistrados de tendencia sandinista, siendo que actualmente no existe un procedimiento definido para integrar a los conjueces en caso de ausencia de los magistrados propietarios.