•  |
  •  |
  • END

Si no lo dejan vivir en Nicaragua, la otra opción sería irse a vivir a La Carpio de Costa Rica, dijo ayer el misionero católico de origen italiano, Alberto Antonio Stefano Boschi, quien oficialmente mostró la resolución emitida por el Ejecutivo, la cual ratifica la pérdida de su nacionalidad nicaragüense.

Sin embargo, hasta el 23 de septiembre que es cuando se le vence el periodo para estar en Nicaragua, el abogado de Boschi, Alberto Novoa, explicó que lo que queda es agotar los medios legales e interponer un recurso de amparo ante los tribunales de justicia, porque afirma que se han violentado las normas que ratifican a Boschi como ciudadano nicaragüense, dado que nunca ha renunciado a la nacionalidad concedida.

Novoa tiene la esperanza de que admitan el recurso de amparo en la Corte Suprema de Justicia, para lograr suspender el proceso de deportación, sino es así, el documento “dormirá el sueño de los justos”. El abogado también mencionó que han pensado en ir a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para exponer el caso.

Ayer, el director jurídico del Centro Nicaragüenses de Derechos Humanos, Cenidh, Gonzalo Carrión, recibió nuevamente al misionero católico para reiterarle su respaldo.

De Nicaragua sólo saldrá a la fuerza

Por su parte, Boschi está aferrado a no salir de Nicaragua, sólo que lo lleguen a sacar por la fuerza. Sin embargo, siente temor porque no sabe cuál sea el método que usen para sacarlo, cuando se le termine la vigencia a la visa turística.

No sabe con exactitud cómo y dónde lo llevarían. También se pregunta si sería posible quedarse a vivir en el Aeropuerto Internacional de Nicaragua, igual que el personaje que interpretó Tom Hanks en la película “La Terminal”.

Pero también ha pensado en que una posibilidad sería vivir en Costa Rica, en el barrio La Carpio, donde viven centenares de nicaragüenses y donde bien podría continuar su trabajo social con quienes considera compatriotas, aunque tampoco sabe si hasta allá podría llegar la influencia del presidente nicaragüense Daniel Ortega y hacer presión para que lo saquen hasta de allí.

Despojado de su nacionalidad desde el 23 de junio

Boschi fue despojado de su nacionalidad nicaragüense el pasado 23 de junio, cuando arribó al país procedente de su natal Italia, donde permaneció dos años en el exilio debido a una condena de cárcel por un acto que no cometió.

Desde su regreso a Nicaragua, Boshi ha estado en peregrinación para recibir el respaldo de actores políticos que lo puedan ayudar a obtener nuevamente la ciudadanía nicaragüense. También se ha reunido con jerarcas de la Iglesia Católica para que se pronuncien a su favor.