•  |
  •  |
  • END

El presidente de facto del Consejo Supremo Electoral, CSE, Roberto Rivas habló ayer a “Noticias 12” para poner una fuerte loza sobre las expectativas de la observación electoral en Nicaragua y reducirla a “una misión de acompañamiento” y advirtió que “aquel observador que haga un señalamiento al proceso electoral, será enviado de inmediato a su país de origen”.

“Si un observador llega y se expresa mal de las autoridades electorales en el aeropuerto, automáticamente es puesto fuera del país”, declaró al citado canal.

Rivas, quien ya no es magistrado, habló como un “mandatario” de país, en tono enérgico y con seguridad en sus palabras, por lo que se deduce que este mismo Consejo será el que cuente los votos de las elecciones del próximo año.

Manda a formar más partidos
En ese mismo tono, conminó a los representantes de organismos como Ética y Transparencia a “formar su propio partido político”, al rechazar las críticas que éstos han hecho al CSE.

Rivas ha sido cuestionado no sólo por estos organismos, sino también por la mayoría de partidos políticos y otras expresiones sociales, por su evidente parcialidad a favor del partido de gobierno y por el fraude en los comicios municipales de 2008.