•  |
  •  |
  • END

La situación económica de Nicaragua empeora cada día, pero existen condiciones reales para mejorar, siempre y cuando el gobierno de la República tome en cuenta a todos los sectores involucrados en este ámbito, fue el mensaje consensuado que el presidente de ALN, Eduardo Montealegre; el coordinador de la alianza MRS, Edmundo Jarquín, y el secretario general del PLC, Francisco Aguirre, enviaron al Ejecutivo ayer.

Ésta fue la conclusión a que llegaron tras un debate realizado en Canal 10 y en el que se abordaron temas como la inflación, impacto del alza del petróleo y el uso de la cooperación venezolana.

FMI está arisco
Al referirse al tema de la inflación, Francisco Aguirre apuntó que la tendencia observada por el FMI es que partiendo de la tasa inflacionaria del año 2007, que fue del 17 por ciento, la más alta en los últimos 17 años, para 2008 se espera que se dispare a 25, 50 o más, en una reedición de lo ocurrido en los años ochenta.

“Por eso es que el FMI está tan arisco con el aumento salarial por el orden de un 20 por ciento para los empleados públicos, lo que está creando un motor interno inflacionario en un año en que la economía estará en recesión a nivel de EU y otros países importantes del mundo. La poca competitividad que tenemos puede desaparecer si continuamos un patrón de inflación doméstica”, señaló.

Una causa de peso
y una solución
El coordinador de la alianza MRS, Edmundo Jarquín, refutó esta opinión al expresar que es un error técnico creer que las presiones inflacionarias de 2007 y de 2008 provienen fundamentalmente de los reajustes salariales, agregando que de acuerdo a un informe del BCIE, la causa primordial de la inflación en Centroamérica fue el impacto de los precios petroleros.

“Igual dicen el FMI y la Cepal, si esa fue la causa más importante, nosotros lo que proponemos es sencillo: así como está subsidiado el transporte de Managua, que se ocupe la cooperación venezolana de establecer un subsidio general a las tarifas del búnker y el diesel, ese beneficio llegaría a todos los sectores del país, pero no culpemos, ni aguanta el menor soporte técnico querer atribuir la inflación a los modestísimos incrementos salariales”, subrayó.

A su vez, Montealegre estuvo de acuerdo con lo dicho por Jarquín en cuanto a que la inflación es un problema de oferta y demanda, sin embargo, indicó que nadie ha hablado de la enorme cantidad de dinero que entró a Nicaragua en 2007 fuera de los controles presupuestarios, tal es el caso de la cooperación venezolana, y que han causado un impacto en la espiral inflacionaria.