• |
  • |
  • END

“¿Quién le hace el juego al Frente Sandinista?”, es la pregunta que ayer se hicieron, a modo de recriminación mutua, diputados del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, y de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, durante un fallido boicot a la sesión legislativa acordada entre los jefes de las bancadas opositoras del PLC, Ramón González Miranda; de la ALN, Ramiro Silva Gutiérrez; de la Democrática Nicaragüense, BDN, Adolfo Martínez Cole, y del Movimiento Renovador Sandinista, MRS, Víctor Hugo Tinoco.

Mientras los diputados del PLC, Wilfredo Navarro, Jamileth Bonilla y Francisco Aguirre Sacasa, acusan a sus colegas de ALN de permitir con su presencia la sesión legislativa; los de ALN Carlos García Bonilla y Enrique Quiñónez Tuckler, le reclamaron a los del PLC no haber hecho nada por impedir que el presidente de la Asamblea Nacional, René Núñez Téllez, ordenara la publicación de una “nueva” Constitución que ratifica la permanencia inconstitucional en sus cargos de 25 funcionarios públicos, cuyos periodos ya vencieron.

Pleitos del diente al labio

Ambas agrupaciones políticas se acusan mutuamente de traidores y de “hacerle el lado” al partido de gobierno, Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN; sin embargo, las actuaciones por separado de los diputados del PLC y de la ALN deja al descubierto una estela de dudas acerca de qué partido es realmente opositor.

Acusaciones y argumentos

El pasado 16 de septiembre el presidente del Parlamento, René Núñez Téllez ordenó la publicación de una Constitución en la que se “resucita” un artículo transitorio y sin vigencia para “legalizar” la permanencia de 25 funcionarios públicos, cuyos periodos ya vencieron. A la incorporación del 201, el vicepresidente Jaime Morales Carazo le llamó el “artículo de Lázaro”.

El 10 de septiembre, Núñez Téllez notificó al primer secretario del Parlamento y diputado del PLC, Wilfredo Navarro, que realizaría esa publicación en La Gaceta, Diario Oficial, pero Navarro no hizo nada por impedir esa publicación y tampoco lo denunció como en ocasiones anteriores, cuando el partido de gobierno planifica “actos ilegales”.

Primera recriminación

Esta situación se la reclamó públicamente el segundo vicepresidente de la Asamblea Nacional y diputado de ALN, Carlos García, luego que Navarro, a su vez, le enrostró a García permitir el quórum para sesionar ayer, siendo que había un compromiso de las bancadas opositoras para no asistir a la sesión como una medida de presión al FSLN y obligar a René Núñez Téllez a que convocara a una reunión de Junta Directiva y en ella revocar la publicación del 16 de septiembre en La Gaceta.

Efectivamente, Carlos García y el tercer secretario del Parlamento y diputado de ALN, Alejandro Ruiz Jirón, firmaron la carta-solicitud a René Núñez para que convoque a una reunión de directiva. “Yo me comprometí a pedir la reunión y cumplí”, dijo Carlos García ante los medios de comunicación, pero negó que ese compromiso incluyera no asistir a la sesión de ayer.

Escenario para futura estocada

Fue entonces que el diputado Francisco Aguirre Sacasa, del PLC, mostró el compromiso manuscrito firmado el lunes 20 de septiembre por los cuatro jefes de las bancadas opositoras, incluyendo a Ramiro Silva Gutiérrez de ALN.

Al ser consultado por EL NUEVO DIARIO, Silva confirmó que rubricó ese compromiso, cuyo segundo párrafo establece que “el día martes 21 de septiembre de 2010, las bancadas no harán quórum hasta que el presidente de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional dé satisfacción a la solicitud presentada por los cuatro directivos firmantes”.

Al consultarle nuevamente por qué si él, en su calidad de jefe de bancada de ALN, había firmado ese compromiso, cinco miembros de su bancada se presentaron ayer a hacer quórum, Silva respondió que Carlos García dio una contraorden.

La “madre del cordero”

Por su parte, Carlos García demandó de Francisco Aguirre Sacasa del PLC, que reconozca que el día 12 de septiembre –cuatro días antes de la publicación de la Constitución-, sostuvo una reunión en la hacienda del diputado liberal suplente, Samuel Kontorovski, con el jefe de bancada del FSLN, Edwin Castro Rivera en la que habrían acordado la publicación de la Carta Magna, que aprobarían la reforma presupuestaria presentada por el Ejecutivo y que tres diputados del PLC “se convertirían en traidores” para destrabar la elección de los 25 funcionarios públicos pendientes en el Parlamento.

Por supuesto, el diputado Francisco Aguirre Sacasa negó la acusación y volvió a recriminar la dualidad con que ha actuado la ALN, por ejemplo, con el caso de la Ley que Deroga el Decreto Ejecutivo 03-2010, mediante el cual, el presidente Daniel Ortega prorrogó inconstitucionalmente el periodo de los 22 funcionarios con cargos vencidos.

Pasan reforma al Presupuesto
Durante la rápida sesión plenaria de ayer los diputados oficialistas del FSLN junto a sus aliados de la Bancada Unidad Nicaragüense, BUN, y el independiente Alfredo Gómez Urcuyo, así como los cinco de ALN, enviaron a la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto la propuesta de reforma al Presupuesto 2010, enviado por el Ejecutivo con carácter de urgencia.

El diputado de ALN, Enrique Quiñónez Tuckler rechazó las acusaciones de sus colegas del PLC, quienes tildaron de traidores a los de ALN por permitir la sesión. Quiñónez dijo que avaló la remisión de la reforma a la Comisión Económica alegando que los damnificados por las lluvias no pueden esperar y en esa reforma se está destinando recursos para enfrentar la emergencia.

Antecedentes que matan
Quiñónez más bien, acusó a sus colegas del PLC porque en esta reforma presupuestaria el gobierno no incluyó a varios organismos no gubernamentales afines al PLC que cada año reciben una partida del Presupuesto General de la República y que termina en las arcas de ese partido político.

Por su parte, el diputado del PLC, Francisco Aguirre Sacasa, miembro de la Comisión Económica, dijo que ya “empieza a funcionar la quinta columna” del Frente Sandinista, en alusión a las declaraciones de Enrique Quiñónez, quien desertó de las filas del PLC.