elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • END

Con el afán de llevar información de primera mano, El Nuevo Diario, pone a disposición de sus lectores la carta que enviara el Presidente de la República, Daniel Ortega al Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki Moon, sobre los problemas limítrofes entre Nicaragua y Colombia.

A continuación la carta íntegra:

BAN KI MOON
Secretario General
Organización de las Naciones Unidas (ONU)

Estimado Secretario General,

Me dirijo a usted para someter a su consideración y a la de las Naciones Miembros de la ONU, la situación existente entre la República de Nicaragua y la República de Colombia que a juicio del Gobierno de Nicaragua puede poner en peligro el mantenimiento de la paz y seguridad internacionales.

Las diferencias entre los Gobiernos de Nicaragua y de Colombia se remontan a la histórica disputa que han mantenido ambos países en relación a la soberanía sobre ciertos espacios marítimos, insulares y de zonas emergentes situados en el mar Caribe. Esta disputa fue sometida por Nicaragua a la Corte Internacional de Justicia con fecha 6 de Diciembre de 2001, y fue tramitada como el caso relativo a la Disputa Territorial y Marítima (Nicaragua c. Colombia).

Luego de los intentos de Colombia para impugnar la jurisdicción de la Corte para conocer de la disputa y así evitar una resolución del conflicto en base al derecho internacional, la Corte dictó Sentencia el 13 de diciembre de 2007.

En dicha resolución el Tribunal internacional resolvió rechazando las excepciones a su competencia opuestas por Colombia, manifestando por unanimidad que era competente para decidir:

• La controversia relativa a la “soberanía sobre las formaciones marítimas reivindicadas por las Partes, excepción hecha de las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina”; y,

• la controversia relativa a “la delimitación marítima entre las Partes”. (Para. 142. 3 de la sentencia.)

Es decir, la Corte se declaró competente para conocer del reclamo principal de Nicaragua resolviendo que el meridiano 82 no es limite marítimo e igualmente se declaró competente para conocer el reclamo Nicaragüense sobre los Cayos de Roncador, Serrana y Quitasueño y todas las demás formaciones marítimas en la zona con excepción de las tres islas específicamente mencionadas por sus nombres, a saber, San Andrés, Santa Catalina y Providencia.

En relación con esas tres islas, la Sentencia de la Corte se limita a señalar que ella no tiene competencia para conocer de esa parte del reclamo y por consiguiente deja excluido ese asunto de su conocimiento. Nicaragua por su parte deja constancia de que mantiene su reclamo de soberanía sobre estas tres islas tal como lo ha venido haciendo a lo largo de su historia.

En lo referente a la solicitud de Nicaragua de que la Corte declarara que el Tratado de 1928 entre Nicaragua y Colombia y el Protocolo de Ratificación de 1930 no estableció límites marítimos entre ambos Estados en el Meridiano 82º Oeste, la Corte decidió a favor de la posición de Nicaragua y con toda claridad expreso:

“En consecuencia, después de haber examinado los argumentos presentados por las Partes y los elementos que le fueron sometidos, la Corte concluye que el Tratado de 1928 y el Protocolo de 1930 no efectuaron una delimitación general de los espacios marítimos entre Colombia y Nicaragua.” (para. 120 de la sentencia)

La Sentencia de la Corte entonces únicamente reconoce que no existen límites marítimos entre ambos Estados y no determina cuales estos puedan ser desde luego que eso será objeto de una posterior decisión de la propia Corte según lo ha solicitado Nicaragua en su demanda. Sin embargo, el hecho de que esos límites no hayan sido establecidos no significa que deban imponerse unilateralmente para evitar el caos en las relaciones entre ambos Estados. La mayoría de los Estados no tienen fronteras marítimas claramente delimitadas y sin embargo mantienen relaciones de cordialidad y buena vecindad.

Por esta razón, Nicaragua ha visto con sorpresa y preocupación que, a pesar de la claridad con que los puntos arriba mencionados han quedado establecidos, las Altas Autoridades de Colombia insisten en afirmar que el meridiano 82º está en vigor como límite de los espacios marítimos de Nicaragua y Colombia.

Desde el mismo día en que fue dictada la Sentencia el 13 de Diciembre de 2007 el Presidente de la República de Colombia manifestó que su Gobierno mantendría “los límites marítimos actuales mientras no sean modificados por instrumentos jurídicos pertinentes.” (Párrafo 8 de la “Alocución Presidencial con motivo del fallo de la Corte de La Haya”, Casa Nariño, Diciembre 13 de 2007).

Esta declaración inicial del Presidente de la República de Colombia ha venido siendo reafirmada en diferentes ocasiones por las Altas Autoridades de Colombia. En la más reciente manifestación pública de esta posición, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia hizo público una comunicado con fecha 28 de Enero de 2008 en que reafirma que Colombia continuará ejerciendo soberanía hasta el meridiano 82. (Se adjuntan textos de las comunicaciones Colombianas del 13 de Diciembre de 2007 y 28 de Enero de 2008).

Las manifestaciones públicas de las Autoridades de Colombia han sido acompañadas por el uso de la fuerza para impedir que las embarcaciones Nicaragüenses puedan ejercer sus oficios al Este del Meridiano 82. El día Domingo 10 de Febrero del presente año 2008, una fragata de guerra colombiana amenazó a un barco de pesca de Nicaragua “El Lady DEE III”, en aguas nicaragüenses.

El Gobierno de Nicaragua considera que las decisiones de la Corte Internacional de Justicia son definitivas y merecedoras del mayor respeto. Por esa razón, el Gobierno de Nicaragua estima que las referidas declaraciones oficiales del Gobierno de Colombia y el uso de sus fuerzas militares para imponer su posición, no contribuyen al mantenimiento de las buenas relaciones entre los Estados y más bien ponen en peligro la paz al pretender limitar el ejercicio de la soberanía y derechos soberanos de Nicaragua en sus espacios marítimos. Nicaragua desea dejar claramente establecido que no dejará de ejercer sus derechos en esos espacios marítimos en beneficio de los pescadores y demás pueblo trabajador de Nicaragua.

Por esa razón el Gobierno de Nicaragua ha considerado conveniente poner la situación en conocimiento del Señor Secretario General con el atento ruego de que la trasmita a los Estados Miembros de Naciones Unidas a fin de que estén informados de las amenazas para la paz y el derecho internacional, significan las acciones prepotentes del Gobierno de Colombia.

Con el aprecio del pueblo y Gobierno de Nicaragua, deseándole el mejor de los éxitos en sus delicadas funciones , le saludo

Daniel Ortega Saavedra

Febrero 11, 2008
Managua, Nicaragua
desde Territorio Centroamericano, Latinoamericano y Caribeño