•  |
  •  |
  • END

El presidente Hugo Chávez ha invertido 17 mil millones de dólares en los últimos cuatro años, en su mayoría para comprar armas y lealtades políticas a través de acuerdos petroleros, según Gustavo Coronel, ex miembro de la Junta Directiva de Petróleos de Venezuela, PDVSA.

Coronel sostiene que los negocios petroleros en Venezuela y el Caribe han provocado el “surgimiento de una clase de ‘nuevos
ricos revolucionarios’ debido a la gran cantidad de ingresos provenientes del petróleo”.

Según El Nuevo Herald, estos nuevos ricos revolucionarios “conducen automóviles nuevos y relucientes como Hummers y Audis; usan fabulosos relojes Cartier y llevan bolsos Montblanc. Compran apartamentos de lujo y vuelan a Miami en aviones privados... Y casi siempre pagan en efectivo”.

Casos

Un ejemplo de un acuerdo petrolero poco transparente, a juicio de Coronel, es el de suministro de petróleo firmado con Cuba, lo que él considera “una pérdida gigantesca para la nación”.

Desde que fue firmado en 2000, se comenzó a suministrar 53,000 barriles diarios, lo que aumentó a 93,000 barriles diarios a partir de diciembre de 2004.

A consideración de Coronel, es irregular “la forma de pago, que incluye un financiamiento a quince años, al dos por ciento de interés, del 25 por ciento del volumen”, porque “es un regalo para Cuba que en base a los precios actuales del petróleo puede estimarse en unos 400 millones de dólares al año”.

En segundo lugar, estimó Coronel, “las demoras de Cuba en los pagos o su decisión de no pagar deberían haber motivado una interrupción del suministro, lo cual no ha ocurrido”.

A causa de esto, cerca de un mil trescientos millones de dólares se está cobrando con retrasos o no se está cobrando. Por último, advierte Coronel en su estudio, el consumo de Cuba es mucho menor y aparentemente está reexportando 25,000 barriles de petróleo al año.

Empeora calidad de vida

“En total”, asume Coronel, “Venezuela le está entregando a Cuba un subsidio anual que oscila entre los 2,200 y 2,300 millones de dólares, una cantidad enorme, muy necesaria para que Venezuela pueda mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos”.

Coronel, invitado a Managua por la Fundación Friederich Nauman y el Instituto Cato, con sede en Washington D.C., dijo desconocer los detalles del convenio de Petrocaribe con Albanisa, pero no dudaría que sean muy similares a los que operan con otros países del Caribe.

En Nicaragua no se conoce con claridad cuántos barriles de petróleo diarios suministra Petrocaribe a Albanisa para ser comercializados vía Petronic, aunque se dice que son 27,000 barriles de petróleo diarios.

Pagos son políticos

Lo irregular de estos negocios petroleros, consideró Coronel, es que los pagos se hacen más con lealtades políticas que con dinero, siendo muy dañino para el país que recibe la ayuda porque compromete su capacidad de decisión independiente.

“Para los efectos prácticos, podemos decir que el gobierno de Nicaragua ha caído bajo la esfera de influencia del gobierno de Hugo Chávez”, concluyó Coronel.

Desde el punto de vista de Venezuela, hay miles de sus compatriotas indignados, aseguró, porque Chávez “se esté gastando miles de millones de dólares en este tipo de ayuda en América Latina y esté olvidando las necesidades fundamentales de su propio pueblo”.

“En este momento hay venezolanos que hacen colas de cuatro o cinco horas para comprar un pote de leche, hace semanas enteras que ha desaparecido la leche, Venezuela está viviendo una emergencia alimentaria como nunca había existido antes en nuestro país”, dijo Coronel.

Incorporar a presupuestos

El especialista alertó que estos negocios petroleros tienen que estar en el presupuesto general de la República, “nada de esto puede estar por debajo de la mesa” para conocer las cuentas, quiénes se benefician de este petróleo.

PDVSA tiene varios años de no presentar sus estados financieros, sus ingresos y egresos, e incluso hay dudas sobre la producción real de petróleo de Venezuela.

El gobierno sostiene que Venezuela produce tres millones 200 mil barriles diarios, pero la Organización de Países Exportadores de Petróleo, OPEP, sostiene que produce 2 millones 450 mil barriles diarios. “Son 750 mil barriles de petróleo de diferencia. ¡Eso es como si se perdiera un elefante en el centro de la ciudad, chico!”.