•  |
  •  |
  • END

En una procesión desde un hotel capitalino, con banda musical, cohetes y morteros, el diputado Enrique Quiñónez llegó hasta la sede del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, para inscribir su precandidatura a la Vicealcaldía de Managua.

El séquito de acompañantes iba encabezado por el tentativo aspirante a la Alcaldía de Managua, Eduardo Montealegre, quien aceptó públicamente su preferencia por Quiñónez; y el ex vicepresidente José Rizo Castellón, que en ocasiones anteriores ha hecho público su apoyo.

Montealegre informó que a petición del diputado se presentó para la inscripción del personaje que le gustaría fuera el candidato a la Vicealcaldía liberal, a pesar de que se manejan favoritismos en el PLC por María Haydée Osuna.

En círculos políticos se comenta que Montealegre está en busca de retirar su candidatura a la Alcaldía de Managua y él mismo lo confirma cuando responde que “hay que esperar todavía”.

El diputado Quiñónez llevó su hoja de inscripción ante representantes de la comisión electoral de su partido, quienes antes le preguntaron a qué cargo aspiraba, pues Quiñónez no lo había especificado en el documento, de inmediato rectificó y fue oficializada su intención en las anunciadas primarias internas del PLC.

Envalentonado
Acompañado por decenas de seguidores que acudieron a la inscripción, Enrique Quiñónez se jactó de haber llegado con el “candidato” a la Alcaldía, además de proclamarse fórmula con Montealegre.

“Yo soy la fórmula de Eduardo Montealegre, denle tiempo al licenciado que en todos los distritos ha dicho que no le va a dar la espalda a los managuas”, destacó Quiñónez, no sin antes afirmar que los liberales quieren primarias, no desean dedazos, ni más tratos con el Frente Sandinista.

Hoy se postula ex miembro de la DN
Hoy los demás precandidatos del PLC anunciarán de manera conjunta sus postulaciones, entre ellos: María Haydée Osuna, Leonel Téller, Miguel Rosales Ortega y el reverendo Miguel Ángel Casco, ex miembro de la Dirección Nacional del FSLN y uno de los actores del pacto Ortega-Alemán en el año 2000.

“Ojalá y estén siempre demandando primarias y no al final decir que ellos a lo que apelaban era al dedazo o a lo que llaman consenso”, ironizó el precandidato oficial.