•  |
  •  |
  • END

El diputado de la Convergencia Nacional, aliado del Frente Sandinista, Agustín Jarquín Anaya, justificó su voto a favor de la reforma presupuestaria en la cual, el Ejecutivo cercenó 54 millones de córdobas al Ministerio de Educación, pese a que el 16 de septiembre pasado, Jarquín, junto a sus colegas Mario Valle Dávila y Juan Ramón Jiménez, solicitaron al Ministerio de Hacienda y Crédito Público asignar una partida presupuestaria al sector Educación, equivalente el 4.5% del Producto Interno Bruto, PIB, para el año 2011.

En esa propuesta los legisladores pretenden que ese presupuesto llegue al 7% en un plazo de tres años, pero contradictoriamente los tres diputados, el pasado domingo, votaron a favor de la modificación al Presupuesto 2010, con la correspondiente reducción a la partida para el Ministerio de Educación.

El pretexto

En un intento por justificar su voto, Jarquín señaló que durante la discusión y aprobación de la reforma, lograron redistribuir 18 millones al MED, y señaló que la reducción del Presupuesto a Educación fue ocasionada por recursos de un préstamo no desembolsado a tiempo. Según Jarquín, ese dinero será reasignado al MED en el Presupuesto de 2011.

La propuesta de Jarquín, Valle y Jiménez pretende que “se asigne a Educación una partida del 4.5% del PIB, para establecer gradualmente (en tres años) a este rubro al menos un 7% de nuestro Producto Interno Bruto (PIB).

Conforme las proyecciones oficiales, este 4.5% equivale a 6,600 millones de córdobas, equivalentes a 295 millones de dólares, que son 1,360 millones de córdobas más que los 5,240 millones asignados para este año 2010”.